El Partido Comunes rechaza de manera contundente las medidas restrictivas y unilaterales que le impuso la Administración de Biden al gobierno del Presidente Daniel Ortega y al hermano pueblo nicaragüense. Sabemos que esa práctica rastrera viene siendo aplicada contra Nicaragua con más insistencia a partir del triunfo de la Revolución Sandinista.

“Jamás conducta ha sido más infame que la de los americanos con nosotros”, afirmaba Simón Bolívar. Esas medidas demuestran que la injerencia de EE.UU. en los asuntos internos de ese país hermano y de muchos más es para hacer retroceder el ímpetu del gobierno y del pueblo en lucha por el derecho a la autodeterminación, a la soberanía, a la independencia, a tener el régimen político que el pueblo escogió.

En estos días, Estados Unidos está tratando de implantar no sólo un nuevo golpe de Estado en el Perú, aprovechando la elección presidencial, sino también en Nicaragua, donde hay indicios de preparación del golpe, pues han sido presos varios conspiradores funcionales a Washington que le pueden servir de pretexto a los golpistas gringos para acusar al Gobierno de opresor y violador de los derechos humanos. El caso es que entre los delincuentes había candidatas y candidatos presidenciales.

Sin embargo, estamos viendo la heroica resistencia de nuestros pueblos, levantados contra la injerencia gringa, la injusticia y la miseria, fruto de la dependencia, después de haber logrado en esta primera década del siglo XXI demostrar lo que puede hacer una América Latina Unida, esa que imaginaron nuestros héroes de la independencia, a fines del siglo, XIX

Bogotá, junio 19 de 2021

CONSEJO POLÍTICO NACIONAL