Nuevamente, pese a los insistentes mensajes de la comunidad internacional y de millones de colombianos y colombianas, el presidente Duque prefiere una salida militar a la protesta social en lugar de un dialogo directo con quienes desde las barricadas en las barrios y carreteras de toda Colombia llevan casi un mes resistiendo y exigiendo al gobierno nacional una salida real ante la grave crisis social que hoy consume a al pueblo colombiano en la miseria y el desempleo.

Al presidente Duque no le bastan los más de 50 asesinatos, más de un millar de detenciones arbitrarias, 16 víctimas de violencia sexual, cientos de víctimas de desaparición forzada y miles de agresiones donde han participado directa e indirectamente miembros de la fuerza pública. Ahora, en un intento desesperado por limitar, estigmatizar y criminalizar el derecho legítimo a la protesta social, ha llamado a la fuerza pública a “desbloquear” los puntos donde la gente exige garantías, ¡craso error del presidente! El espacio público, en especial las calles, es el lugar al que todas las personas que nos manifestamos tenemos acceso. Es un espacio neutral cuyo uso debe ser garantizado por el Estado y por lo tanto no puede ser restringido. Así mismo, el accionar de la Fuerza Pública y de todo funcionario público debe permitir el ejercicio de los derechos fundamentales, entre ellos el de la protesta.

Como hombres y mujeres comprometidos con la construcción de paz, rechazamos y condenamos el uso de la fuerza, la estigmatización y la violencia estatal para reprimir la legítima protesta que hoy protagoniza el pueblo colombiano.

¡Presidente Duque, no sumerja a Colombia en un nuevo baño de sangre!


Consejo Político Nacional de los Comunes

19 de mayo de 2021