La nación colombiana se ha levantado en expresión inagotable de rechazo al gobierno de Iván Duque y sus políticas de hambre, represión y violencia. No rotundo a la reforma tributaria propuesta por el ministro Carrasquilla, condena total a la brutalidad policial con que se pretende acallar la inconformidad, rechazo frontal a la ola criminal que se expande por el país cobrando la vida de líderes sociales y firmantes del Acuerdo de Paz.

Las razones están ahí, a la mano. El crecimiento de la pobreza en Colombia durante el último año nos ubica una década atrás. Los índices de desempleo alcanzan niveles escandalosos, golpeando particularmente a las mujeres y juventud colombianas. La cifra de reincorporados asesinados supera los 272, al tiempo que el número de dirigentes sociales abatidos desde la firma del Acuerdo de La Habana roza el millar. Los gritos, las cacerolas, los tambores lo repiten sin tregua.

No se trata de conspiraciones ni planes urdidos en la sombra por personajes siniestros. Se trata del estallido popular contra el pésimo gobierno. La gente de Colombia se cansó de tanta mentira, de la comedia que cada noche representa el Presidente por la televisión. Han intentado convencernos de que el problema es Venezuela y su gobierno, de que lo que quiere la oposición es implantar aquí otra Cuba. Ya nadie cree en eso, el problema real es la derecha uribista que nos gobierna.

Un expresidente comprometido en graves crímenes, que lidera el partido de gobierno y que hace llamados públicos a las fuerzas armadas para que empleen sus armas contra los manifestantes. Un gobierno ciego ante
el clamor de las multitudes que en las calles exigen soluciones, que transforma la manifestación pública de la nación en perversas acciones vandálicas. Que arguye no tener fondos mientras anuncia la compra de aviones de guerra por 14 billones de pesos.

COMUNES está con la gente que sale a las calles y protesta. Se une a la inconformidad y a la expresión pacífica y cívica de la inconformidad. Replica las voces de condena al gobierno actual. Defiende los Acuerdos de Paz, que entre otras cosas rodean de plenas garantías el derecho a la protesta y movilización, otro de los múltiples compromisos de Estado que este gobierno quiere burlar. COMUNES llama al pueblo colombiano a no descansar hasta cambiar este régimen.

Los colombianos tenemos la necesidad vital de unirnos contra la derecha y los tenebrosos poderes económicos que impulsaron la reforma tributaria de Duque. Contra las criminales alianzas entre las mafias y los poderes locales que se han hecho fuertes en muchas regiones. Tenemos que defender en un solo bloque la vida, la paz, la democracia, la justicia social. Trabajar desde ya porque este inmenso caudal de rebeldía se exprese en las urnas con una aplastante victoria en el 2022.

Unidad, organización, movilización democrática y pacífica. COMUNES lo dice, los vándalos son los que nos gobiernan, los que proponen una reforma tributaria como la de Carrasquilla, los indiferentes y cómplices del crimen. Los que sacan tanquetas y cuerpos policiales que trituran colombianos y disparan sus armas contra ellos. La gente lo grita en la calle, que lo vengan a ver, esto no es un gobierno, son criminales en el poder.


CONSEJO POLÍTICO NACIONAL DEL PARTIDO COMUNES

Bogotá, 1 de mayo de 2021