Rubín Morro

“Tengo una encrucijada en el alma”, respondió su padre Álvaro a la pregunta si quería ser reelegido presidente ( https://bit.ly/39XYaKL). Nos tuvo unos días en el limbo. Ser reelecto es una tentación implícita de nuestros “servidores de la patria”. Y vaya alma que nos llevó el diablo. Uno de los gobiernos más trágicos de nuestra macondiana historia reciente. El gobierno más cuestionado por los falsos positivos (https://bit.ly/3e5PgMP). La encrucijada no era tal, estaba llana, abierta, solo era un suavizante, un lubricante, un leve zarpazo con garras bien afiladas.

Todo indica que nos están posesionando la imagen de este nuevo delfín como candidato del Centro Democrático a la contienda para la presidencia de la república. La catapulta de Tomás Uribe es cada vez más fuerte. Es una estrategia comunicacional del linaje en el poder. Un empresario que se hizo multimillonario “vendiendo manillitas y aprovechando la égida de su padre en el solio de Bolívar.” Los hermanos Uribe Moreno están atrapados en escándalos judiciales y así haciéndose entramados presidenciales (https://bit.ly/3dRckyn). Queda claro que en Colombia cualquiera puede ser presidente, no es sino que lo posesionen desde el establecimiento y gobierna en cuerpo ajeno o, mejor, como lo ordene el Mesías. Y lo más cruel es que la mayoría de electores caen atenazados por la maquinaria electoral votando por estos candidatos.

Luego de la entrevista en la W, causó revuelo y alguna tendencia en las redes sociales, no por lo erudito de sus declaraciones en una abierta ignorancia política y sobre todo el desconocimiento total del Acuerdo de Paz y su Sistema Integral de justicia. ¿Por qué tanto miedo a la verdad y a la justicia transicional? Será porque busca responsabilidades escurridizas tanto de la institucionalidad como individuales.

El mismo Eduardo Cifuentes, presidente de la Jurisdicción Especial para la Paz, en entrevista con La W, respondió a los comentarios que Tomás Uribe, hijo de Álvaro Uribe, hizo en una entrevista con el mismo medio. Cifuentes calificó la iniciativa de Uribe Moreno de reducir en un 30 % la Jurisdicción Especial de Paz (JEP) y/o reemplazarla por “un cuestionario” en internet como una propuesta “ignorante”. “Ignorancia absoluta. Ignorancia absoluta sumada a un anhelo de impunidad absoluto, porque así no se investiga en un Estado de derecho. Significa un desprecio por la justicia colombiana, significa un desconocimiento de las instituciones”, dijo Cifuentes al medio”. (La W) (https://bit.ly/2RkZvoG).

El paradigma del Acuerdo de paz es, sin lugar a dudas, el reconocimiento, la reparación de las víctimas, la verdad plena, justicia justa y la No repetición. Esto presupone todo el respaldo de la sociedad, como ejemplarmente lo hizo el gobierno de los Estados Unidos en reciente declaración. Cómo cree este procaz jovencito que mediante un “cuestionario en internet” se podrá llegar a todos los requerimientos del Sistema Integral. Nada puede ser más estúpido. Salta a la vista sus disimuladas pretensiones de ascender a la primera autoridad del país. El mismo presidente Duque lo pone como una autoridad al explicarle puntualmente los alcances de su macabra e insensible Reforma Tributaria en medio de la pandemia.

Señor Tomás Uribe, le recuerdo parcialmente su equivocación con su famoso “cuestionario para reemplazar a la Jurisdicción Especial para la Paz”, tomando el informe: Principales estadísticas de la JEP-actualizadas al 21 de marzo de 2031- Acumulado Histórico: 40.629 decisiones adoptadas, 128 audiencias judiciales en los 7 macrocasos, 6.347 comparecientes han recibido asesoría jurídica, 82 diligencias de la construcción de la verdad, 12.843 personas han recibido acta de compromiso y acogimiento a la JEP diseminadas así: FARC-EP, 9.797 – 76%. Fuerza pública, 2900 – 22% y 134 agentes del Estado – 1.1%. En los 7 macrocasos se han estimado aproximadamente 17.024 víctimas. Cómo cree el señor Tomás Uribe que esto se puede reemplazar por un simple cuestionario. No hay duda de que lo mueve una total ignorancia o la búsqueda de una descarada impunidad.

Llevamos decenas de comparecencias presenciales y virtuales (cientos de horas de grabaciones en audios y vídeos, miles de documentos escritos) en los macrocasos proferidos por la Jurisdicción para la Paz, del caso 01 al 07. El más avanzado es 01, 04. Los demás casos se desarrollan a buen ritmo. En el caso 07, falta todo lo territorial. Como es apenas lógico en una larga guerra, falta mucho trabajo para culminar esta tarea esencial para el cierre definitivo del conflicto social y armado en nuestro país.

En cuanto a los costos para financiar la JEP, en los 20 años de vigencia, según el Acuerdo Final, el Sistema Integral para la paz, entre otras cosas desfinanciado, iniciando por la Comisión de la Verdad. Solo existen 40 abogados para más de 9 mil comparecientes. La unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas en el Marco del Conflicto Armado ni oficinas tiene. Decenas de hombres y mujeres trabajan a honor. Usted señor Uribe Moreno, ¿Cuántos miles de dólares y ríos de pesos cree que se gastaron del presupuesto nacional en 53 años de confrontación armada y que todavía el presupuesto de los colombianos es recortado por asignaciones importantes al ministerio de la guerra? Es hora y tiempo de que el Estado disponga de los recursos necesarios para la implementación eficaz e integral del Acuerdo de Paz.

La “malicia indígena” y la estrategia comunicacional nos indican que avanza esta eventual y asolapada candidatura, salida del desespero del partido de gobierno ante la clara posibilidad de perder las elecciones en el próximo debate electoral. Nos impondrán un muchacho sin ninguna experiencia, no más allá de pretender que el “linaje” siga hundiendo en la desesperanza y la crisis social que se crece cada día.

Realmente es un chiste con sabor a una amarga realidad en Colombia donde todo le pasa al pueblo y nada sucede en las alturas. Hacen cuanto quieren con el poder. Nos imponen presidentes, no estadistas, que gobiernan para sus mentores y partidos. El país no puede caer en manos de las familias que siempre se han turnado el poder. Apellidos de familias poderosas, dueñas del país. Ojalá un candidato con profunda convicción por la paz y vida digna que nos enrute por el camino de la reconciliación y la convivencia.