Con el asesinato de 375 personas en 90 masacres, 307 líderes sociales y 249 reincorporados el año 2020 es el año más sangriento tras la firma del acuerdo de paz y de las últimas décadas.

29 de diciembre del 2020

Este 27 de diciembre fueron asesinados Manuel Alonso de 55 años de edad a quien conocimos también con el nombre de Romel o Carmelo, en el municipio de Miranda Cauca. Del mismo modo, también fue asesinada Rosa Amalia Mendoza Trujillo de 25 años de edad a quien conocimos como Karen Palmera, de origen indígena, en Montecristo, Bolívar, junto a 2 familiares más y otros dos quedaron heridos incluida su pequeña bebé.

De nuevo nos encontramos envueltos en el baño de sangre que cierne sobre los firmantes del acuerdo hoy en proceso de reincorporación y contra los líderes y lideresas que le apuestan de igual forma a la construcción de paz en Colombia.

Hace tan solo dos meses, desde diferentes regiones del país, peregrinamos en dirección a la ciudad de Bogotá, llevando en nuestras palabras y actos, un mensaje de paz, de reconciliación, de compromiso y entrega POR LA VIDA Y POR LA PAZ. Surgimos en el marco del asesinato contra dos firmantes del acuerdo de paz en proceso de reincorporación y en rechazo a los asesinatos de líderes y lideresas y en contra de las múltiples masacres que en lo corrido del año se han presentado.

Hoy vemos con asombro cómo desde el 1 de noviembre, fecha en la cual convergimos todos los peregrinantes en la plaza de Bolívar POR LA VIDA Y POR LA PAZ, han aumentado estas cifras, sumando el día de hoy 15 nuevos asesinatos contra firmantes del acuerdo de paz en proceso de reincorporación, para un total de 249 asesinados; 14 nuevas masacres con un saldo trágico de 52 personas asesinadas y un total de 375 en lo corrido de año 2020; y 46 nuevos asesinatos contra líderes y lideresas sociales, para un total de 307 en lo corrido del año 2020, según el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz.

Es de señalar la falta de interés y decisión o voluntad política por parte del Estado colombiano para avanzar de forma contundente en contra de estos crímenes, sus autores promotores, generando de esta manera un ambiente de zozobra para la implementación integral del Acuerdo General de Paz y donde el actual gobierno ha preferido seguir lanzando dardos contra algunas de las instancias que constituyen hoy la columna vertebral del acuerdo, el SISTEMA INTEGRAL DE VERDAD, JUSTICIA, REPARACIÓN Y GARANTÍAS DE NO REPETICIÓN en su rechazo contra la JURISDICCIÓN ESPECIAL PARA LA PAZ y la posibilidad de que ésta avance de forma efectiva para resarcir al universo de las víctimas generadas por el conflicto colombiano. Por esta razón, desde nuestra convicción POR LA VIDA Y LA PAZ, lo exhortamos a dar pasos decididos y sin vacilación en dirección a la construcción de LA PAZ CON JUSTICIA SOCIAL, evitando así seguir condenando a Colombia de forma indefinida a los fracasos de la guerra y de esta forma avanzar en cada uno de los puntos expuestos durante su encuentro con nuestras vocerías el viernes 6 de noviembre del año 2020 en la casa de Nariño.

Nuestra peregrinación no ha terminado y, por el contrario, continuamos con nuestra movilización en diferentes escenarios y en nuestra lucha POR LA VIDA Y POR LA PAZ, haciendo un llamado a todos los sectores de la sociedad colombiana con el fin de avanzar efectivamente en EL GRAN PACTO POR LA VIDA Y POR LA PAZ, LA RECONCILIACIÓN Y LA CONVIVENCIA que nos permita abolir la indiferencia frente a los múltiples crímenes contra líderes, lideresas, gentes del común y contra los firmantes del acuerdo de paz hoy en proceso de reincorporación.

Con todo respeto, llamamos a la comunidad en general para que se rodee al pueblo colombiano, evitando así que se siga prolongando el baño de sangre que hoy afrontamos y que en Colombia se sigan incubando conflictividades que sin lugar a dudas atañen al resto del mundo. Nos vemos avocados a un 2021 de movilización permanente en defensa de la implementación integral del acuerdo de paz y contra de las masacres, los asesinatos sistemáticos de líderes y lideresas y contra el asesinato de firmantes del acuerdo de paz en proceso de reincorporación.

Vocería de los Peregrinantes POR LA VIDA Y POR LA PAZ.