Bogotá, 24 de Diciembre 2020.- Ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), en audiencia solicitada en mayo del 2020 por los delegados del grupo en proceso de reincorporación, detallamos los avances y dificultades en la entrega de bienes de las extintas FARC-EP, la cual tiene como fin aportar al fondo para la reparación a las víctimas del conflicto armado. Expusimos varias ideas que pretenden facilitar y fortalecer este proceso y agilizar la recepción de los bienes por parte de los organismos estatales y reafirmamos que no es cierto que estemos eludiendo nuestra responsabilidad.
Desde hace más de dos años hemos acudido a diversos escenarios, incluyendo este tribunal, con la finalidad de obtener medidas cautelares para salvaguardar los bienes entregados y poner en conocimiento los obstáculos en su protección. Recordamos que a la fecha se ha entregado:

  • Material de guerra de las FARC-EP: Se entregó a la ONU 9.224 armas, 14.115 granadas, 1.950.098 municiones, 4.430 minas antipersona, 66.227 metros de cordón detonante y mecha lenta, 44 toneladas más 254 kg de explosivo. Un total de 390 toneladas.
  • Dinero en efectivo en pesos: 2.114.350.000.
  • Dinero en efectivo en dólares: 450.000.
  • Oro y joyas: 255.040 gramos de oro. Tras el proceso de fundición se obtuvieron 18 lingotes con un peso total de 206.818,20 gramos y 5 subproductos con un peso de 15.504,10 gramos. El Estado subastó el 15 de diciembre de 2020 197.286 gramos por un valor de US$ 11’285.643, que en pesos colombianos supera los 40 mil millones.
  • Semovientes: se pudieron conservar 229 semovientes que ya fueron monetizados.
  • Muebles y enseres: 1.820 unidades, que incluyen equipos médicos, de odontología, plantas eléctricas, tornos y equipos de comunicación.
  • Inmuebles: 244 identificados, de los cuales 8 cumplen con los requisitos exigidos por el Estado para su recepción. Los restantes esperan los trámites jurídicos para dictaminar su situación. Estos predios suman aproximadamente 90.000 hectáreas, con un costo aproximado de 100.000 millones de pesos.
  • Vías terciarias: El Gobierno no ha querido recibir las vías terciarias que se registraron en el inventario, pero estas obras tienen un valor que podría calcularse y la mayoría de ellas ya cumplen un papel reparador y restaurador en las comunidades beneficiadas por su construcción.

Solicitamos al Gobierno Nacional un encuentro constructivo que permita establecer un plan de acción que tenga en cuenta la realidad del país, los problemas de violencia en los territorios donde se encuentran los bienes y la situación de inseguridad para los firmantes de paz y que no prive a las víctimas de sus derechos. La verdad y la reparación debe ser una prioridad que ayude a materializar la construcción de una paz realmente estable y duradera. Creemos en la paz y fortaleceremos las acciones por la implementación integral del acuerdo.