El Partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común – FARC expresa su rechazo a la persecución y el entrampamiento reiterado contra los firmantes de paz.

El Acuerdo Final de Paz configura la posibilidad real de superar las causas estructurales del conflicto civil y armado en Colombia. Su implementación es un compromiso asumido no solo por los exguerrilleros, sino también por el Estado, apoyado y verificado desde la comunidad internacional.

Hoy, nuevamente nos enfrentamos a un montaje que pretende establecer una matriz mediática contra los firmantes de paz. Esta vez el objetivo es Rodrigo Granda quien cumple rol de delegado ante la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación del Acuerdo de Paz (Csivi), un miembro activo en el proceso de reincorporación y viene realizando su comparecencia ante el Sistema Integral de Verdad Justicia, Reparación y No Repetición (SIVJRNR).

Desde hace varias semanas se vienen realizando señalamientos y revelando audios que pretenden convertirse en prueba de una supuesta incidencia para incluir personas en las listas de acreditación. Quienes hacen estas afirmaciones pretenden desconocer que el Acuerdo Final (Punto 3.2.2.4 Acreditación y Tránsito a la Legalidad) estableció el protocolo sobre el proceso de acreditación de los excombatientes: la antigua organización guerrillera debía elaborar un listado de sus integrantes y entregarlo al Gobierno Nacional. En la práctica, se hicieron entregas parciales de diferentes listados. Mediante el Decreto 1174 de 2016 se conformó un Comité Técnico Interinstitucional (Policía Nacional, Fuerzas Militares, INPEC, Ministerio del Interior, Oficina del Alto Comisionado para la Paz (OACP), Fiscalía General, entre otras) y esta instancia adelantó labores de registro, procesamiento, análisis y cruce de datos e informaciones para apoyar la labor de verificación. Tras este proceso, la OACP emitió los certificados de acreditación de los exguerrilleros.

Dejando claro lo anterior, es importante reiterar que Rodrigo Granda no participó en la elaboración de esos listados y tampoco tuvo injerencia en el proceso de acreditación, o no, de quienes integraban dicha lista. Es más, la supuesta pertenencia de la señora Viviana López Calle fue dictaminada por la justicia ordinaria y el excomandante no tuvo ninguna participación en tal reconocimiento.

Esperamos de las instituciones gubernamentales una actuación responsable y con la altura que el momento histórico exige, pues el país y la comunidad internacional conocen ampliamente la grave situación de seguridad que viven los hombres y mujeres en proceso de reincorporación. Si a esto se sigue sumando la continua estigmatización, señalamientos a través de medios de comunicación y la negación del riesgo que corre el proceso de implementación del Acuerdo de Paz, podríamos afirmar que se niega la posibilidad al país de acceder a la verdad, la justicia y la reparación, minando la posibilidad de seguir edificando un escenario real de reconciliación.

Convocamos a quienes desde diferentes escenarios, nacionales e internacionales, han apoyado la construcción de una paz estable y duradera, con el fin de dar seguimiento a esta situación de perfidia permanente y vincularse activamente a la defensa del proceso de reincorporación e implementación del Acuerdo Final de Paz. Nosotros, los y las firmantes de paz, reiteramos que la paz es nuestro único camino.

CONSEJO POLÍTICO NACIONAL

FUERZA ALTERNATIVA REVOLUCIONARIA DEL COMÚN-FARC

Bogotá DC. Diciembre 19 de 2020.