Una nueva vista de programa del “Del Capitolio al Territorio” se llevó a cabo el día de ayer de manera remota con las comunidades del Urabá Antioqueño. En estos encuentros con líderes PDET, exguerrilleros en proceso de reincorporación, víctimas y autoridades se escuchó el balance sobre cómo va la implementación del Acuerdo de Paz en esta zona. 

“Los PDET que salieron de los acuerdos fue el sueño. Para los campesinos, la mejor inversión que nos pueden hacer es la paz, pero es doloroso que ese sueño no se esté cumpliendo”.

Hay una preocupación general sobre el estado de avance de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial – PDET, pues aunque según la Agencia de Renovación del Territorio – ART en la subregión del Urabá Antioqueño, se han aprobado, están en ejecución, o se han ejecutado 124 proyectos, por un valor de $92.475 millones, a través de estrategias como Obras PDET, proyectos productivos, Obras por Impuestos, OCAD Paz y Yo me subo a mi PDET, la comunidad hace denuncias de corrupción en la ejecución de las obras, pues no ven los réditos de los proyectos y ha generado desconfianza en la gente. 

Con respecto a la reincorporación, esta subregión es la segunda que acoge a más firmantes de la paz, con un total de 1352 personas y la situación no es alentadora, pues quienes fueron desplazados desde Ituango y se encuentran ahora en Mutatá, viven en condiciones que no son dignas. “Estamos viviendo debajo del plástico, nos tocó recurrir a crear nuestros propios ranchos” es lo que manifiestan mientras que las instituciones del gobierno prometen que para diciembre se tendrán las primeras soluciones de vivienda, pero estas serán temporales, pues luego vendría el proyecto de construcción de las viviendas que serán permanentes para quienes se encuentren allí. 

Sobre los proyectos productivos, las y los firmantes de la paz aseguran que se han aprobado varios pero no hay tierras donde implementarlos y los que existen como los cultivos de yuca no tienen como comercializarlos. 

“Los incumplimientos no nos han afectado exclusivamente a los exguerrilleros, sino a la población en general porque los acuerdos están hechos para todos”.