Por más de un año y medio estuve al lado de Mario Morales, el hombre que las FARC designo para la tarea más complicada de cuantas nos hayan tocado -sustituir la coca a través del PNIS que ofrece a los campesinos la transformación de sus territorios abandonados por el estado a cambio de quitar las matas. –

En medio de una reunión con los compañeros del ETCR Aldemar Galán, a las 4:30 de la tarde la Camarada Amanda me entera de la muerte de Mario, al principio sentí como que no era verdad, me salí de la reunión y empezaron a llegar los mensajes confirmando la trágica noticia y supe entonces que era verdad, que la muerte llega en cualquier momento y que los enemigos de la paz siempre están al asecho.

Cuanto dolor produce este tipo de noticias, cuánta impotencia se siente al ver caer compañeros como éste, que creyó en la paz y venía dando todo por su construcción. Retumban en este momento en mi alma sus elocuentes palabras en la socialización de la sustitución en las regiones y como esgrimía sus argumentos –los del pueblo- tan diáfanos, respetuosos y convincentes ante el gobierno en la junta de direccionamiento estratégico de PNIS, lo hacía sin ofender, sin salirse de la ropa ante la arrogancia de algunos delegados, siempre tratando de componer los ánimos de sus compañeros exaltados en las discusiones de los lineamientos y rutas para la implementación.

No creo que nos maten a todos, pero sí a tantos como necesiten para estar tranquilos en medio de su guerra contra un pueblo que se levanta cada día contra este régimen putrefacto. Mario decía que seguramente nos matarían a unos tantos mientras el pueblo lo permita, pero que mientras tanto había que hacer, todo cuanto se pudiera por la paz, para irse con la conciencia tranquila de haber sido consecuentes.

Ante el dolor del alma, la impotencia y la rabia –porque no lo puedo negar– no me queda más que llorar. Llorar a un amigo, a un camarada, a un hombre excepcional. que como tantos han dado la vida por eso tan esquivo para nuestra gente como lo es la paz, la paz con justicia, con equidad, con dignidad.

¡Viejo Mario, Hasta siempre!
Por camaradas como tú, ¡Venceremos!

Groelfi Rodríguez
(Ramiro Cortés)
Integrante del Consejo Departamental de los Comunes Cauca.