PRESUPUESTO GENERAL DE LA NACIÓN 2021: LA CRISIS LA PAGA EL PUEBLO

La propuesta de Presupuesto General de la Nación para el 2021 (PGN-2021) presentada por el gobierno del Presidente Iván Duque y su Ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla, está construida sobre una deuda descomunal, que será pagada del bolsillo de los colombianos
mediante más y diversos impuestos.


La Bancada parlamentaria de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, FARC, se manifiesta en total desacuerdo con este proyecto de PGN-2021, construido a espaldas y en contra de los intereses del país. Seguimos insistiendo al lado de otras fuerzas democráticas como liderazgos sociales y populares en un Plan de Choque Social inmediato y la garantía de una Renta Básica Universal. El Presupuesto General es un mecanismo que debe ser utilizado para mejorar las condiciones de vida de los más pobres, disminuir la concentración de la riqueza y la inequidad, reconstruir el aparato productivo y consolidar la Paz con justicia Social, todo lo contrario a lo que propone Duque y Carrasquilla.


En efecto, del monto de $313.9 billones del PGN-2021, hay $38 billones de pesos que el gobierno no sabe de dónde los va a obtener, lo que significa que el presupuesto está desfinanciado en un 12,1%. De otro lado, $152,8 billones de pesos (48,6%), serán financiados con lo que técnicamente se denomina ingresos corrientes, que no es otra cosa que los impuestos. Y el 39,5% del presupuesto, es decir, $124 billones de pesos se captarán de los
llamados recursos de capital que son créditos externos e internos, es decir, préstamos y la antinacional venta de empresas estratégicas como ISA, ECOPETROL y CENIT.


El país se encuentra en una profunda crisis estructural, desnudada por la pandemia, con tasas de crecimiento inferiores a las históricas, ocupando el vergonzoso tercer lugar entre los más desiguales del mundo y con una tasa de desempleo, aceptada oficialmente, que llega al 19.8%.


La reactivación de la economía prometida por Carrasquilla con la implementación de este presupuesto no revertirá esta situación, por el contrario, el PGN-2021 afecta la generación de nuevos y mejores puestos de trabajo para los colombianos y la necesaria ampliación de la cobertura del sistema de salud y de educación, desmejora las condiciones de vida de la gente del común, desestimula la producción nacional, golpea la ya maltrecha soberanía y el proceso de democratización del país. Es un presupuesto que no defiende la vida y la dignidad sino que prioriza las grandes fortunas y al capital transnacional.


El Gobierno insiste en este PGN-2021, en la fórmula ya fracasada de destinar cerca de $74,9 billones para el pago de servicio de la Deuda Externa (23,9% ), sin contemplar fórmula alguna de condonación, moratoria o una renegociación de su pago con los acreedores internacionales; el sector defensa y seguridad siguen ocupando un lugar privilegiado del presupuesto con $38,2 billones (12.2%) y Carrasquilla, eso sí, se asegura para Hacienda y Crédito Público la bicoca de $22,1 billones, desfinanciando la construcción de paz, compromiso y realidad que de nuevo brilla por su ausencia, la inversión social, el campo, el trabajo, y la
innovación, objetivos pregonados constitucionalmente y supuestos fundamentales del cacareado Estado Social de Derecho.


A pesar del esfuerzo retórico del Gobierno en pretender mostrar este proyecto como uno de los más prometedores para el país, en materia de recuperación económica, la verdad es que Colombia enfrenta un mayor déficit fiscal, un menor PIB nominal, un fuerte efecto de la depreciación y un incremento de la deuda externa en pesos.


De otro lado, el gobierno sigue ampliando las gabelas y exenciones para los grandes capitales. Adobado con falsas promesas de crecimiento económico y aumento de empleo, regala el patrimonio nacional con la pretendida venta de empresas estratégicas, y sigue alentando la economía del crimen y el despojo, pretendiendo hacer trizas el Acuerdo de Paz y soslayando la crisis humanitaria desatada por la oleada de masacres y desplazamientos, desconociendo, además, la urgencia de atender la emergencia del COVID-19.


Iván Duque conforme a la línea de su partido y la tendencia de todo su desgobierno, no sólo no recuperará la economía con este PGN, sino que socializará las pérdidas y la deuda entre las gentes del común, en tanto profundiza la crisis económica, la desigualdad social, la guerra y la entrega del patrimonio de la Nación.


¡Que la crisis la paguen ellos!


Bancada Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, FARC

Agosto 24 de 2020