Medidas para gestionar la Emergencia Sanitaria por el COVID-19 y la urgente Reforma Política que necesita el país, hacen parte de ésta agenda legislativa del Partido FARC.

El pasado 20 de julio iniciamos un nuevo periodo en el Congreso de la República 2020-2021, esta vez con un espacio que abre las posibilidades a la pluralidad de voces, la segunda vicepresidencia del Senado a cargo de nuestra compañera Griselda Lobo, agradecemos la confianza y respaldo a la postulación para tal dignidad.

Son muchos los retos que concentrarán nuestra agenda de trabajo, la gestión de la emergencia sanitaria, la implementación de la paz y la defensa de los derechos sociales, que estoy seguro adelantaremos juiciosa y responsablemente, para superar las perspectivas y necesidades de los colombianos.

Radicamos un proyecto para devolver al Estado el control sobre el sistema de salud, creemos que se debe tomar cargo de la red pública y privada de servicios y ampliar el presupuesto para la salud pública a través de recursos que hoy se destinan a las EPS. 


En esta legislatura esperamos que el proyecto de Reforma Política sea una realidad. Nuestro país necesita combatir la corrupción en el proceso electoral, tenemos que lograr que la transparencia en el ejercicio de la política asegure una mayor autonomía e independencia de los entes electorales y avanzar así en la adquisición progresiva de derechos.

Seguiremos impulsando el proyecto que establece una tarifa diferencial para los sistemas de transporte masivo del país, para que sean cofinanciados en un 50% con recursos del presupuesto nacional.
Otra iniciativa muy importante es nuestro proyecto para implementar el mínimo vital en los servicios públicos domiciliarios de Energía, Agua, Alcantarillado, Gas y el servicio de acceso a Internet para los colombianos de escasos recursos. 


Así mismo, trabajamos para que se materialice el Ingreso Mínimo Vital, creemos que es un derecho fundamental de subsistencia y que permitirá a todas las personas satisfacer sus necesidades básicas y gozar de un nivel de vida digno que complemente la materialización de otros derechos económicos, sociales y culturales. Esperamos que todos estos proyectos sean leyes de República al final de la legislatura, será un trabajo intenso, pero persistiremos en la defensa de la implementación del Acuerdo de Paz por el bienestar de todos los colombianos.