A un mes de finalizado el Estado de Emergencia social, económica y ecológica, decretado por el Gobierno Duque en atención a la crisis ocasionada por el Covid 19, y en cumplimiento de nuestras funciones de control político como congresistas de la República, desde la Bancada de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común – FARC, nos pronunciamos frente a la implementación del Estado de Emergencia y las medidas adoptadas por el Gobierno en el mismo.

  1. Extendemos nuestra solidaridad con todos y todas quienes hoy sufren los embates de la Pandemia ocasionada por el virus Covid – 2019 y agravada por la errática conducción del Gobierno Nacional, en cabeza del Sr. Iván Duque Márquez.
  2. Si bien acompañamos la declaratoria del Estado de Emergencia para atender la crisis sanitaria y social, discrepamos totalmente de las medidas adoptadas por el Gobierno Nacional. El presidente se extralimitó en sus funciones del Estado de Excepción, para favorecer al sector financiero y a los sectores económicos más poderosos del país, en detrimento de la vida y el absoluto desamparo del pueblo colombiano, sobre todo los más vulnerables; así como para adelantar la agenda política que tenía frenada o había sido denegada en el Congreso de la República.
  3. Denunciamos y rechazamos que el Gobierno aproveche la emergencia para feriar el patrimonio de todos los colombianos, como Ecopetrol e ISA.
  4. Ratificamos la urgencia de crear la Renta Básica Universal que garantice un Ingreso Mínimo Vital a todas y todos los colombianos; petición desatendida recurrentemente por el Gobierno Nacional durante el Estado de Emergencia. Esta es la única medida que le permitirá a millones de colombianos guardar aislamiento disciplinado sin ver comprometido el sustento básico para sobrevivir, más cuando el desempleo abruma al país y a alcanzado la cifras histórica más alta (21,4%).
  5. El profundo deterioro y desamparo del Sistema de Salud Colombiano, ocasionado por las medidas privatizadoras de la ley 100, hoy se expresa con un altísimo costo en vidas humanas. Nada ha hecho el Gobierno Nacional, en uso de sus facultades, para revertir el problema originario, lo que nos ha costado una curva que lejos de aplanarse
    se eleva exponencialmente y no llega a su pico.
  6. La crisis también ha develado la necesidad de un modelo de educación, público, gratuito y de calidad; quedan en evidencia los costos que paga una sociedad cuando no invierte lo suficiente en educación e investigación, hoy más que nunca se requiere un programa de matrícula cero, que frene los embates que ocasionó la crisis en los miles de estudiantes colombianos y en las ya desfinanciadas universidades públicas.
  7. El gobierno no otorgó alivios efectivos a los micro y pequeño empresarios y campesinos, sólo los ahogó en un sinfín de deudas que los llevarán a la quiebra. Esto, en un afán irresponsable y prematuro de reactivar la economía sin haber controlado el virus.
    Finalmente y ante la incapacidad del Gobierno Nacional para hacer frente a la crisis sanitaria y económica, insistimos en la necesidad de que el Congreso funcione presencialmente para el efectivo control político e iniciativa legislativa en favor del pueblo colombiano. El país
    puede estar seguro que la bancada FARC emprenderá las acciones necesarias para garantizar el buen vivir de las y los colombianos.

Bancada Parlamentaria Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común – FARC

24 de julio de 2020