Por. Lenin Ferney Patiño Gutiérrez / Ingeniero de Petróleos UIS

Bajo la situación de cuarentena que vive el pueblo Colombiano, el gobierno aprovecha esta situación de pandemia para aprobar de manera colosal leyes que van en contravía con lo que proclamaban en campaña, al estar todos los sectores populares y organizaciones sociales, sindicatos y otros que han enarbolado las banderas en defensa de la industria petrolera aislados, en sus casas y de las actividades políticas y de manifestación, se permite que aprovechen los gobiernos de turno para tomar decisiones de manera autónoma y arbitraria, juegan con la lógica de la poca movilización y de escazas acciones jurídicas y debate presencial en el congreso, este gobierno de ultraderecha utiliza su forma de gobierno para que a pupitrazo limpio aprueben y pretenden vender lo poco que queda de las empresas del estado. Todo este tipo de medidas deben ser discutidas y aprobadas en el congreso de la república y la población colombiana. El gobierno de Iván Duque de manera ilegal pretende vender parte de ECOPETROL con una compañía sucursal de transporte y logística de hidrocarburos llamada “CENIT que es una sociedad cuyas acciones son 100% de propiedad de ECOPETROL y que  pretenden con este dinero financiar a entidades Bancarias y a Avianca de la crisis en la pandemia, salvar entidades privadas con dinero público es la lectura, esta compañía CENIT es la más grande de Colombia y es una empresa integrada en la cadena del petróleo.

El gobierno en cabeza del ministro Carrasquilla impulsado desde el Ministerio de Hacienda que expide el “Decreto Legislativo 811 de 2020, por el cual se establecen medidas relacionadas con la inversión y la enajenación de la participación accionaria del Estado, en el marco del estado de emergencia económica, social y ecológica decretada por el gobierno por esta pandemia”. Por ello la Unión Sindical Obrera junto a otros sectores políticos y sociales rechazamos este nuevo Decreto 811, habrá necesidad de huelgas, plantones, mítines, manifestaciones, etc. para así visibilizar la problemática y tratar de hacer algo. Toda esta situación nace en el 2003 cuando nace la Agencia Nacional de Hidrocarburos ANH el mejor invento del neoliberalismo esta entidad se convirtió en un fortín empresarial y político de unos pocos para entregar al mejor postor los campos y bloques petroleros en sus conocidas ruedas de negocios, jugar con los intereses y recursos de la nación. Se debe recordar que ECOPETROL no es 100% del estado, debido a que existe la Ley 1118 del 2006 donde el gobierno autoriza vender el 20% por lo cual se modifica la naturaleza jurídica de esta  entidad. Los últimos presidentes de la estatal petrolera bajo esta lógica capitalista crean varias empresas prestadoras de servicios que suman más de 20 en Colombia como Reficar, Hocol, Equión Energia, Propilco S.A, Bioenergy, Cenit entre otros, que no es más que estrategias de cambiar el nombre y no darnos cuenta que es ECOPETROL; vender a CENIT que controla el transporte de todos los hidrocarburos alrededor de los proyectos de Ocensa, Transandino y Bicentenario es decir oleoductos y polieductos que llevan los hidrocarburos de los campos petroleros en Colombia es fracturar a ECOPETROL dejando pocos dolientes y con gran posibilidad de que algún inversionista privado se adueñe del otro 80% que queda.

La industria petrolera de cualquier país debe tener un buen sistema de transporte, siempre se  ha tenido que fortalecer y construir infraestructura para tal fin, es estratégico, recordemos cómo la era del petróleo ha tenido la necesidad de construir sistemas de transporte como por ejemplo en la época de Rockefeller quien fue el fundador y presidente de la Standard Oil en Estados Unidos y lo logró gracias a que construyó y desarrolló en su momento ferrovías que pudiesen transportar el petróleo de los campos y eso es lo que representa CENIT en nuestro País, si el gobierno vendiese al mejor postor a esta compañía se está vendiendo a ECOPETROL, se estaría entregando a un ente privado el desarrollo estratégico de una industria que indiscutiblemente necesita del transporte para que siga surgiendo la estatal petrolera.  Al vender a CENIT  que le genera a ECOPETROL el 40% de ganancias totales en sus dividendos y esto es más o menos con impuestos, regalías, transferencias y dividendos representa el 24 % del presupuesto total nacional, por tanto se dejaría de facturar al estado importantes recursos económicos que son públicos y de todos los colombianos para permitirle a las empresas foráneas  a seguir adueñándose de los recursos minero energéticos del país. CENIT y ECOPETROL son patrimonio estratégico nacional y no podemos permitir bajo ninguna circunstancia su venta a empresas multinacionales quienes están detrás de esta compra hace rato, tal vez sea el único país de la historia del mundo que vende sus activos y los entrega a extranjeros, para después comprar al precio  del doble los productos que saquen de ellos. Se debe plantear una reforma en la política de los hidrocarburos, se debe detener la corrupción, propender por la nacionalización de los hidrocarburos, apoyar y querer más lo nuestro, propender por una ley de la república a favor de los intereses de la nación, que las empresas de carácter público como ECOPETROL no se puedan vender bajo ninguna condición y ningún gobierno que desee intentar realizar estas propuestas.

Consejo Político Territorial Magdalena Medio