Por:

Lenin Ferney Patiño Gutiérrez / Ing. Petróleos UIS

La Geopolítica de los hidrocarburos está asociada a los conflictos de asociaciones, decisiones que toman los países que dominan los estados energéticos, la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) son posiciones de los políticos de los países petroleros por el poder y el control energético mundial, panorama de los países más petroleros en Latinoamérica nos conduce a hablar de la situación y declive en los precios del petróleo por barril debido a la pandemia en Brasil, Argentina, Colombia, Ecuador, Venezuela, Bolivia; en estos países existen empresas multinacionales desarrollando estos proyectos; los gobiernos de corte neoliberal como Colombia son cándidos y negocian con el mejor postor, ofertando a extranjeros los recursos energéticos propios de las naciones; el panorama de “ECOPETROL antes de que la empresa presentara sus resultados del primer trimestre de 2020, analistas ya adelantaban que la petrolera manejaría una caída superior al 61% en sus ganancias con respecto a los primeros tres meses de 2019, un equivalente a 269,5 millones de dólares”. Los que tratan de desarrollar políticas nacionalistas como Venezuela, país que tiene las reservas petroleras más grandes del mundo 298.4 mil millones de barriles han sido: bloqueados económicamente, intervenidos militarmente, intromisión y desestabilización de la nación, millonarias sanciones, todo por el control de los recursos petroleros y energéticos por parte de otros países como los EEUU con intención de quedarse con estos recursos; nos afectan estas decisiones geopolíticas e intervenciones de otros gobiernos en nuestra región que ven solo la riqueza para seguir extrayendo y llevándosela repitiendo la época de la colonización. “Las ventas de petróleo de la estatal venezolana PDVSA resultaron golpeadas por la caída internacional, llegando a ubicarse en un mínimo de 13,03 dólares por barril en marzo. Tener que vender por debajo del costo de producción podría ocasionar pérdidas de hasta 10.000 millones de dólares a la empresa, según analistas privados”.

En Brasil tercer país con más muertes en el mundo por el covid-19, existen incidencias frente a  situaciones que se presentan en esta actividad petrolera; en “La brasileña PETROBRAS, sufrió tras la caída del precio del petróleo. Sus acciones en la Bolsa de Sao Paulo llegaron a caer más de 24%. Así, el valor de mercado de la firma cayó 20.515 millones de dólares, casi un tercio de su valor total de mercado”.Por otro lado en Ecuador es evidente la falta de liderazgo de su gobierno para resolver problemáticas que aquejan a su pueblo como la difícil situación sanitaria en la pandemia; a pesar de esto en la industria petrolera existen avances, grandes alternativas para el desarrollo de este país por su gran capacidad de nuevas tecnologías. “Ecuador utiliza el precio del petróleo (WTI) de Estados Unidos como referencia, y no el (BRENT) de Europa,  que llegó al mínimo de 23,60 dólares por barril, el mínimo desde 2002.” Ahora de la región Andina hay varios descubrimientos de recursos energéticos que está cambiando la mentalidad de la utilización de nuevas fuentes de energía, por ello es de vital importancia hablar de Bolivia donde se hayan los yacimientos más grandes del mundo de gas ya que “fue encontrado en el campo Boyuy de la región del Chaco, a partir de una profundidad de 7.640 metros, principales yacimientos de gas del país, en los que según una reciente certificación independiente hay una reserva probada de 10,7 billones de pies cúbicos (TCF)”. Se debe mencionar que la industria gasífera se ha venido posicionando cotidianamente en nuestro que hacer y desarrollo tecnológico.  Por otro lado “el yacimiento de Vaca Muerta, 30.000 kilómetros cuadrados llenos de gas y petróleo que son la esperanza de Argentina está paralizado. La crisis económica, las negociaciones del gobierno con el FMI y la promesa de un nuevo marco regulatorio para el sector congelaron nuevas inversiones. Las empresas trabajan apenas sobre mínimos, a la espera de un escenario que les garantice rentabilidad en largo plazo. Por ello “también se sintió un golpe en sus acciones como consecuencia de la crisis internacional en el precio del petróleo tras tocar un piso mínimo histórico de 2,25 dólares, generando una caída acumulada del 78% desde comienzos de 2020”.

Debe existir criterios unificados de la industria petrolera en Latinoamérica, es deber de las empresas nacionales y privadas que destinen recursos económicos a pesar de sus declives y difícil situación debido al precio del crudo, deben tener la responsabilidad social y subsidiar la crisis por la pandemia, aportar y resolver junto a los gobiernos la Renta Básica Universal para una vida digna, propuesta que trata de garantizar un salario mínimo vital sin condiciones, esta propuesta se implementó en varios países de América Latina y está en debate en otros como en Colombia; sumado a esto se debe pensar más en lo nuestro, en cuidar y proteger los recursos energéticos de cada país ya que según análisis esta situación va para largo y pareciese no tener un rumbo definido, con esta nueva oleada de cambios bruscos de la humanidad debido al covid-19; un llamado a participar en la evolución del futuro de la geopolítica y la política petrolera, a participar de estos escenarios y debates políticos que se deben propiciar en las naciones, para así estratégicamente desarrollar en conjunto las necesidades de los pueblos latinoamericanos y propender entre todos por darle un mayor aprovechamiento a esta tan importante fuente energética.