Por: Luz Omaira Agudelo y Johana Ortega Álvarez

Mayo de 2020, en medio del confinamiento por la pandemia, las mujeres de Antioquia nos seguimos moviendo, nos seguimos juntando en la distancia, seguimos apostándole a la construcción de paz desde los territorios, a las iniciativas productivas colectivas y al fortalecimiento de liderazgos femeninos.

Hoy compartimos con todxs algunas notas desde el ETCR Jhon Bautista Peña, ubicado en la vereda La Plancha, Anorí. Allí, el comité de género ha logrado consolidar su trabajo con mujeres exguerrilleras y de la comunidad que habitan el ETCR. La familia fariana crece y se fortalece con el apoyo de todxs. Reconocen que posicionar el trabajo del comité ha sido y sigue siendo un proceso difícil. El machismo, el patriarcado han hecho lo propio, pero la gente insiste, persiste y sigue adelante. Nunca nos quedamos quietas, ni calladitas, participamos activamente en todos los espacios del ETCR y nos involucramos en las actividades del municipio, en asambleas, reuniones con instituciones de Anorí, con organizaciones sociales, corporaciones y con los comités de mujeres de las juntas de acción comunal de las veredas del municipio.

Las condiciones recientes debido al CODIV-19 han cambiado muchas cosas en nuestras vidas, en las dinámicas de relacionamiento con la gente en el territorio. Aun así, con el apoyo del colectivo en el ETCR, las mujeres del comité somos recursivas y trabajamos en diferentes campos desde la formación hasta lo productivo.

En cuanto a lo formativo continuamos con reflexiones y conversaciones alrededor de temas de género y cuidado y buen vivir. Y, en lo productivo, hemos apoyado la elaboración y distribución de tapabocas que han llegado como aporte al municipio de Anorí para la prevención del COVID-19. Por otra parte, estamos ahora a cargo la panadería Delicias Farianas y hemos encontrado la manera de gestionar fondos para el comité, y para apoyar a las compañeras a través de la venta de postres, helados y comidas.

Otra iniciativa de las mujeres del ETCR es el proyecto productivo Esencias de la Montaña, proyecto con enfoque ambiental y de género, que, como la mayoría de proyectos productivos ha sido autogestionado por la comunidad en proceso de reincorporación con la cooperación internacional. Esencias de la Montaña surgió como resultado de la participación en una convocatoria de la Embajada de Francia en el 2019, y al igual que muchos de nuestros

proyectos, también ha enfrentado dificultades para su ejecución debido a los incumplimientos del gobierno en cuanto a la implementación de los Acuerdos de Paz, en el sentido que, como hemos manifestado insistentemente, la falta de acceso a la tierra constituye uno de los mayores obstáculos para llevar a cabo la reincorporación económica e integral de nuestra gente.

En Esencias de la Montaña se espera producir elementos de aseo y cuidado personal como limpiador, jabón antibacterial, shampoo y cremas, entre otros. En este momento, 21 mujeres y

dos hombres hacen parte del proyecto y trabajan en la huerta sembrando plantas medicinales como pronto alivio, romero, sábila y albahaca.

Esperamos seguir compartiendo con todxs otras notas desde Antioquia. Las mujeres farianas seguimos en la lucha desde el campo, seguimos construyendo paz desde los territorios. Terminamos saludando a todas las mujeres y diversidades campesinas, afro, indígenas, trabajadoras, jóvenes colombianas que siguen creando redes de apoyo y acompañamiento, que, pese al racismo, la discriminación y marginalización continúan firmes, con dignidad resistiendo a la guerra.