Durante los días del 6 y 7 de marzo , hemos realizado en Tocaima (Cundinamarca) nuestro Pleno del Consejo Nacional de los Comunes, con la asistencia de 66 de sus integrantes, que vinieron de todos los lugares del  país, en un ambiente de camaradería  y de reafirmación de propósitos  de unidad interna. Además de realizar un análisis de aspectos de la actual coyuntura  política,  el   Pleno se ocupó de avanzar en los preparativos  de la Segunda Asamblea Nacional de los Comunes y de discutir la  diversa problemática interna.

Advertimos la acentuación de la política de derecha del gobierno de Duque, con una mayor resonancia de los sectores más extremistas de corte fascista, lo cual es más preocupante si se considera  la manifiesta debilidad e incompetencia  del gobierno, que lo pueden hacer  aún más agresivo y llevar a la tentación autoritaria.

Esta política encuentra diversas expresiones en materia de política exterior, en el tratamiento con el sistema de Naciones Unidas, en la sujeción frente a los intereses geopolíticos  de los Estados Unidos y de la derecha de la Región, especialmente en el trato de las relaciones con Venezuela y Cuba; en las pretensiones de profundizar el Modelo Neoliberal mediante la orquestación, entre otras, de las Reformas: Tributaria laboral y  Pensional, o a través de la profundización del extractivismo minero-energético y, sobre todo, de encauzar el país por la senda de una remozada versión de la “ Seguridad Democrática” de Uribe.

Por otra parte, advertimos exacerbación  de la situación de violencia política que se expresa en un verdadero  baño de sangre, persistente, sistemático, contra líderes, contra lideresas sociales defensores y defensoras de derechos humanos, exguerrilleros y exguerrilleras.

Llaman poderosamente la atención los escándalos de corrupción que sacuden la opinión y que van dejando al desnudo la profunda crisis política y de legitimidad que corroe el sistema político colombiano. Odebrecht, la olla podrida de la política destapada por Aída Merlano, a lo que se suma la revelación del ingreso de dineros sucios y la compra de votos en la campaña del actual presidente, son apenas algunos de los más sobresalientes, entre muchos otros, que diariamente se van conociendo. 

Al mismo tiempo , apreciamos la gestación de un nuevo momento político, inscrito dentro de la continuidad derivada del Acuerdo de paz, caracterizado por la impugnación al régimen de dominación de clase por parte de un muy diverso y heterogéneo movimiento social y político, con un amplio repertorio de reivindicaciones, y muchas de ellas con rasgos  y contenidos antisistémicos. El Pleno le concedió la mayor importancia a trabajar y aportar por la continuidad de ese proceso de protesta y movilización.

En el mismo sentido apreciamos la necesidad de contribuir a la construcción de una gran convergencia democrática para un nuevo gobierno de cara a las elecciones de 2022.

En lo que concierne a la implementación del Acuerdo de paz, reafirmamos nuestro análisis no solo en los incumplimientos  por parte del presidente Duque, sino sobre sus reiterados esfuerzos de desmontar o distorsionar lo acordado, que vienen siendo disfrazados mediante una estrategia de simulación. El camino de la perfidia es el escogido por el actual gobierno, así afirme lo contrario. No obstante, en contraposición a ello, también ha venido creciendo el apoyo social  al Acuerdo de paz por parte de procesos tan importantes como “Defendamos la Paz”, y el declarado compromiso con la implementación y la reincorporación  por parte de gobiernos locales, así como también el papel relevante de la Comunidad Internacional, que nos reconfirma su importancia central en el proceso de implementación.

El pleno ratifica nuestro compromiso por la paz completa, estable y duradera para Colombia; por eso, rechazamos las pretensiones anunciadas desde el partido de gobierno de impulsar proyectos de ley que buscan echar por tierra la Jurisdicción Especial para la Paz ( JEP), escondiendo tras la aparente defensa de las víctimas, sus oscuras intenciones. En ese sentido, apelamos a la sensatez del Congreso de la República para que no prosperen estos proyectos que pondrían en grave riesgo la construcción de la paz.

Saludamos en el Día Internacional de la Mujer a todas las colombianas que con su trabajo aportan diariamente a la construcción de la nación.

Consejo Nacional de los Comunes

Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común-FARC

Marzo 8 de 2020.