27 de agosto del 2019. Senado

Con la propuesta de Presupuesto General de la Nación 2020, el gobierno de Iván Duque y su ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, insisten en la formula ya fracasada de destinar más de $59 billones (21%) para el pago de servicio de la deuda y $35 billones (13%) para el sector defensa y seguridad, desfinanciando la inversión social y la construcción de paz, que son los objetivos constitucionales y fundamentales del Estado Social de Derecho hoy convertidos en retórica vacía.

Triste noticia para el sector de trabajadoras y trabajadores en el Gobierno de la “economía naranja”.

Lo primero que debemos informarle al país es que el Presupuesto General de la Nación el Gobierno debió dar inicio de los debates a partir del 15 de agosto de 2019, es decir que se sigue evidenciando la estrategia premeditada del Gobierno en dilatar los tiempos y camuflar las cifras tiempo después de lo señalado en la ley, misma estrategia utilizada a inicios de este año con el Plan Nacional de Desarrollo, con los resultados adversos -de público conocimiento- a los intereses de la sociedad colombiana.

Sin abrir aun los debates respectivos el presupuesto presentado por el Gobierno devela cuatro maniobras por parte del Ministro Carrasquilla, así:

1.) En esta ocasión llama ostensiblemente la atención – y sin explicación alguna- que el Gobierno haya suspendido (congelado) $10 billones de pesos del actual presupuesto afectando amplios sectores de la Salud y de Educación, es decir que se tienen sin ejecutar entre esos dos sectores la suma de $3 billones de pesos situación que amerita por parte del Gobierno una explicación urgente y, en particular a la comunidad estudiantil el avance en los compromisos suscritos el año pasado como oportunidad acordada para cesar las manifestaciones de estudiantes y educadores; un acuerdo por parte del Gobierno, camuflado.

Lea la noticia completa aquí.