La militancia del Partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, expresa al Gobierno, al pueblo de la República Islámica de Irán y al Centro Confesión Islámica Ahlul Bayt – Colombia, los más altos sentimientos de solidaridad, ante el vil asesinato del General Qassem Soleimani.

Se trata de un acto criminal y terrorista del cual Donald Trump reclamó su responsabilidad personal, violando las leyes internas de su país y pasando por encima del Congreso y las Normas y Tratados Internacionales y en especial, desconociendo la competencia de la Organización de las Naciones Unidas, como garantes de la Paz Mundial.

El asesinato del general Soleimani tiene que ver con la próxima campaña electoral en los Estados Unidos y la forma perversa con la cual busca un presidente su reelección; así como con la intensión de ocultar el inminente juicio político en su contra que puede decidir sobre la destitución de su cargo; pero es también, una retaliación por las decisiones soberanas del pueblo iraní sobre la comercialización de su petróleo, del cuál es el quinto productor mundial.

La guerra es una acción execrable, que los pueblos rechazan, porque son su principal víctima;  prueba de ello es la gran solidaridad que, tanto el Gobierno como el pueblo de Irán, han recibido del mundo que anhela la Paz.

La lucha popular por el valor supremo de la paz, en América Latina y en todas las regiones del mundo, es un deber inaplazable. Aclimatar la paz con justicia social debe ser compromiso de todos los demócratas; así como denunciar y luchar contra los crímenes del imperialismo, el sionismo y el fascismo, en el actual momento.

Consejo Político Nacional

Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común-FARC.

Bogotá DC 8 de enero de 2020