Con el propósito de integrar y conectar a Colombia, desde los municipios más lejanos hasta la capital, hemos decidido radicar el Proyecto de Ley por el cual se escinde la Subdirección Nacional de vías terciarias de la Subdirección de vías férreas. El buen estado de las carreteras nos permitirá acercar el campo con la ciudad y los barrios con las veredas, así como nos garantizará la producción y comercialización de los productos que los campesinos cultivan. Empezamos a cerrar la brecha económica.

El acuerdo de paz contiene en su primer punto la Reforma Rural Integral, que no es otra cosa que la tierra para el que la necesita o quiera trabajar en ella; son miles las familias campesinas que esperan la restitución y la titulación de sus tierras, o que no han tenido dónde sembrar porque no han podido acceder al territorio. Pero no es la tierra por la tierra, ésta debe ir acompañada de educación, salud, vías carreteables y asistencia técnica. Por eso firmamos la terminación del conflicto armado, por eso decidimos firmemente terminar con esta guerra que duró más de 53 años, para que los recursos que se perdían en la guerra ahora los podamos invertir en políticas sociales.

Un país con vías carreteables en buen estado empieza a recorrer los caminos del desarrollo y de la paz.

¿Cómo es posible que en pleno siglo XXI, las vías terciarias en Colombia sean trochas, caminos, lodazales sin cunetas, muchas de ellas sin puentes? muchos kilómetros no cuentan con mantenimiento ni con ninguna institución doliente. Un país con vías carreteables en buen estado es un país que empieza a recorrer los caminos del desarrollo y de la paz.

El objeto de la Subdirección Nacional de Vías Terciarias es fortalecer la integración regional y el acceso a los servicios sociales y a los mercados, incidir favorablemente sobre el precio de los alimentos como garantía del derecho a la alimentación y mejorar el ingreso de la población campesina.

Las vías regionales tienen la mayor extensión en el territorio nacional, pues representan el 69,4% del total de la malla vial nacional y en conjunto con las secundarias comprenden el 91,5%. Así, su funcionamiento, en óptimos niveles de servicio, constituye un elemento relevante para potenciar el crecimiento económico de la población rural del país.

La Subdirección Nacional de Vías Terciarias hará parte de la dirección operativa del Instituto Nacional de Vías -INVIAS- y entre sus funciones estará la de ejecutar las políticas, planes, programas y proyectos relacionados con la infraestructura de la red terciaria no concesionada y evaluar su ejecución. También, administrar los procesos de construcción, conservación, rehabilitación de la infraestructura de la red terciaria no concesionada a cargo del INVIAS, así como ejercer la supervisión a los contratos de interventoría de ejecución de obras de la infraestructura vial a cargo de la dependencia.

Para el partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, este proyecto es de gran importancia para desarrollar las vías rurales, generar empleo en el campo, reactivar las actividades económicas legales en zonas apartadas que se desliguen de los cultivos de uso ilícito e integrar el territorio. Y es que los proyectos de vías terciarias constituyen una herramienta fundamental para la construcción de paz en las regiones y la creación de lazos de confianza con las comunidades.

Pedimos a los congresistas de todas las bancadas y a la ciudadanía general que apoye esta iniciativa y nos hagan llegar denuncias sobre el estado de las vías en sus regiones; este será el sustento para argumentar la necesidad de crear una entidad doliente y responsable del mantenimiento de las vías terciarias de nuestro país.