Hace más de treinta años, en el marco de las fallidas conversaciones de paz de La Uribe, propusimos la elección popular de gobernadores y alcaldes como una medida para ampliar la democracia. Esta propuesta seria recogida posteriormente en la Constitución Política de 1991 y con ello Colombia como sociedad dio un paso adelante en la consolidación de su democracia.

EL pasado 27 de octubre se llevaron a cabo las primeras elecciones regionales luego del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera. Con más del 60% de participación, la ciudadanía santandereana eligió a mujeres y hombres para que los representen y trabajen por ellas y ellos en la garantía efectiva de sus derechos y los del ambiente.

Estimamos que si bien aun queda mucho por realizar, como alcanzar un pacto nacional que destierre por completo el uso de la violencia en el ejercicio de la política y la realización de la reforma política acordada en el Acuerdo de Paz, Colombia en general y el pueblo santandereano en particular, han dado muestra de su vocación democrática. Por ello, mis más sentidas felicitaciones a la ciudadanía ¡bravo santandereanos! Al gobernador, alcaldes y alcaldesas, diputados y diputadas, concejales y ediles, independientemente de que podamos estar en orillas ideológicas opuestas, sepan que las problemáticas de nuestro pueblo no tienen color político. Cuentan con esta curul producto de la Paz para trabajar en sus soluciones.