Por Omar de Jesús Restrepo
Representante Antioquia-FARC

No hay razón para criminalizar la protesta social como no hay razón para criminalizar a los que no protestan.

La protesta social nace del reconocimiento de la miseria y la injusticia social, y por eso salimos a la calle, mientras los que no protestan niega la miseria y la injusticia social, y se quedan en casa.

Los que protestamos y los que no quieren protestar nos reconocemos en algo COMÚN: los dos sabemos que hay protestas en la calle. Nosotros nos reconocemos unos a otros en la calle, mientras nadie sabe que los que no salieron de casa, se quedaron en casa. Esta es nuestra ventaja.

Salir a la calle es hacer pública la protesta, hacer pública la miseria y la injusticia social, y por eso al salir a la calle nos hacemos solidarios con los que sufren, con los que padecen el sistema de injusticias y sus mecanismo inhumanos.

Los que no salen a la calle no hacen pública ninguna protesta, porque niegan, al quedarse en casa, en silencio, esa miseria y esa injusticia, no se hacen solidarios y más bien aplauden esa miseria y esa injusticia.

Nosotros condenamos, al salir a la calle a protestar en marchas masivas, la injusticia y miseria que padecen la mayoría de la gente del COMÚN en Colombia, mientras los que se quedan en casa, negando la injusticia, niegan la existencia de esa mayoría del COMÚN.

Los que salen a la calle comparten los intereses de la mayoría que sufre la miseria y la injusticia, mientras lo que se quedan en casa, sin protestar y sin salir a la calle, no comparten los sufrimientos de la mayoría y más bien los prolongan y los profundizan.

Llamamos por eso a salir a las calles y a las plazas públicas este 21 de Noviembre, de todo el país; llamamos a todos los que padecen y sufren y a todos los que comparten con nosotros el ideal de hacer visible esa solidaridad con la mayoría sufriente.

Creemos que los que se desean quedar en casa, sin protestar este 21 de noviembre, tiene también el derecho constitucional de no protestar, de quedarse en casa, de negar el sufrimiento y la miseria social, pero lo que no les es permitido es negarnos el derecho de protestar, de salir a la calle, de negar la injusticia, el sufrimiento de la mayoría de los colombianos, de violar este profundo derecho constitucional, de pervertir las razones de nuestra protesta y de mentir sobre las razones de los que sufren, padecen, como sobreexplotados.

Negar este derechos de las víctimas, como se viene haciendo, es negar el primer paso a la superación de la miseria y el sufrimiento, es decir, el derecho hacer pública, masiva y desinteresamente nuestra protesta.

Los que niegan el derecho a la protesta social y rechazan salir a la calle e invitan a quedarse en casa, lo hacen por medios engañosos y malintencionados.

Dicen, por la redes sociales y al gran prensa, que los que salimos a la calle somos envidiosos, con sed de venganza, amargados; que los que, al no quedarnos en la casa, salimos a la calle vamos a incendiar carros, romper cajeros automáticos y vitrinas; que salimos para agredir al ESMAT. Esto es falso.

Dice la periodista Vicky Dávila (Semana el 10 de noviembre) que en los que convocan las marchas hay una «estructura organizada que busca desorganizar la institucionalidad» y «arrasar con la democracia». Esto es falso. Los que llamamos a la calle a la protestar este 21 de noviembre, fortalecemos a la democracia protestando y creemos que esta institucionalidad le falla a las mayorías del país; que esa institucionalidad no es democrática.

Salimos porque creemos que salir a la calle es oponernos a una sistema que genera dolor, hambre, enfermedades, traumatismo, no educación, no pensiones para la gran mayoría; porque este sistema anti-democrático no tiene piedad, ni solidaridad con la gente del COMÚN. Mata niños sin piedad. Salimos porque este gobierno no respeta los derechos humanos, ni los derechos ciudadanos, ni los derechos sindicales, ni los derechos de las comunidades ancestrales; niega la igualdad social, de género, cultural…

!SALIR A PROTESTAR A LAS CALLES; NO QUEDARSE EN CASA ESTE 21 DE NOVIEMBRE!
!SALGAMOS TODOS Y TODAS. MUJERES, JÓVENES, INDÍGENAS, AFROS, COMUNIDAD LGTBI, OBREROS, CAMPESINOS, ESTUDIANTES, VÍCTIMAS… ENTRE TODOS LO HACEMOS TODO!