El Palenque de San Basilio fue declarado en el año 2005 patrimonio inmaterial de la humanidad por la UNESCO. Es un corregimiento en el municipio de Manates, departamento de Bolívar, fundado por esclavos fugados, sobre todo de Cartagena de Indias, en el siglo XV.

El primer pueblo libre de América estuvo conformado por africanos que fueron traídos a la fuerza y esclavizados y lograron su libertad liderados por Benkos Biojó. Su aislamiento les permitió mantener la mayoría de sus tradiciones ancestrales africanas: música, prácticas médicas, organización social, ritos fúnebres, matrimonios, etc. y desarrollaron un lenguaje propio llamado palenquero, que es una fusión o mezcla de palabras de lenguas africanas, ya que como provenían de diferentes tribus y etnias, esa fue la forma que encontraron para poder comunicarse entre ellos.

En esa época de 1600 llegó a Cartagena, con otros esclavos, un hombre joven de 19 o 21 años aproximadamente, alto, de tez bien negra, sus ojos echaban chispas, al decir del gobernador de Cartagena Jerónimo de Suazo y Casa Sola. Se trataba de Benkos Biojó, al parecer su procedencia era la región de Siho, Guinea Bissau, donde fue secuestrado por el traficante portugués Pedro Gómez Reinel y vendido al comerciante Juan de Palacios y nuevamente al español Alonso del Campo.

 Nuestro héroe era de los Yoruba al parecer era un príncipe de su etnia, guerrero y tenía vínculos con una de las tribus más terribles Fiho, al punto que los reyes de ese entonces sugirieron no ser apresados por su temeridad: “Aquí los tuvimos, apenas llegados incendiaron haciendas y poblados, se hacían matar o igualmente se suicidaban” por lo que se aconseja no actuar contra ellos, pues las pérdidas son incalculables, de allí al parecer provenía el indómito Benkos.

Recién llegado a Cartagena fue destinado como boga en el río Magdalena y la embarcación se hundió aprovechando tal circunstancia para huir, no llevaba más de ocho días como esclavo. Lo recapturaron, pero volvió a escapar a los pocos días y esta vez para siempre. Se internó en los terrenos cenagosos al sur oriente de Cartagena y creó una guerra de guerrillas, hasta convertirla en un potente ejército que logró caminar los Montes de María, igualmente conformó una gran red de inteligencia que daba información de todos los sucesos de la ciudad y de las campañas que emprendían para capturarlo y derrotarlo: Inmediatamente organizaba la confrontación militar, defender-atacar y mandando regimientos de combatientes a diversas veredas y lugares, fragmentando así las fuerzas del enemigo, venciéndolos en el combate.