Culmina el Tercer Encuentro Nacional de Espacios de Reincorporación con un llamado de atención por los ataques a la JEP y los retrasos en la implementación del acuerdo de paz.

Melgar, 31 de marzo del 2019

Este 31 de marzo culminó en Melgar, Tolima, el Tercer Encuentro Nacional de Espacios Territoriales y Nuevas Áreas de Reincorporación, que reunió a 114 delegados de todo el país para realizar un balance del paso a la vida civil del colectivo FARC en el marco del acuerdo de paz.

Luego de dos jornadas de exposiciones, debates y deliberaciones, los participantes del encuentro ratificaron su unidad “en torno a la apuesta por la paz”, así como expresaron “preocupación” por “los reiterados ataques a la Jurisdicción Especial para la Paz”, según se consignó en la declaración política del evento.

Las preocupaciones también radican en “el lento avance del proceso de reincorporación económica y social” y en la ausencia de un capítulo especial de paz y una asignación presupuestal en el proyecto de Plan de Desarrollo presentado por el Gobierno Nacional al Congreso de la República.

A este tercer encuentro asistieron delegaciones de los 24 Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR), así como también de las Nuevas Áreas de Reincorporación y de las agrupaciones en centros urbanos conformadas por los exintegrantes de las FARC-EP en tránsito a la vida civil.

Como invitados especiales, asistieron delegados de la Misión de la Vía Campesina que monitorea el acuerdo de paz; la Misión de Verificación de las Naciones Unidas; la Agencia para la Reincorporación y Normalización (ARN); y el Instituto Kroc, entidad encargada de reportar los avances de la implementación de lo pactado en La Habana.

“Ratificamos nuestro compromiso con la paz y nuestra disposición para, en conjunto, enfrentar los retos en la construcción de paz”, dijo Benkos Biojó, de la dirección nacional del partido FARC, en el panel de clausura del encuentro.

Actualmente hay 24 ETCR, figura cuyo sustento legal culmina en agosto próximo, por lo cual los excombatientes han planteado la necesidad de establecer una ruta que permita proseguir el proceso de reincorporación económica y social en los territorios.