Bienvenida al club, Angélica

Escrito por  Gabriel Angel Lo que le resultaba más difícil admitir era que el mundo siguiera, la gente, como si nada pasara, como entes insensibles refractarios a todo sentimiento de justicia y de piedad. Por Gabriel Ángel La niña permanecía sentada, casi...