Señor
Kofi Annam
Secretario General de la ONU
Nueva York

Sin ignorar los esfuerzos de su Organización por impedir la agresión a Yugoeslavia y la invasión a Afganistán por Estados Unidos, ni mucho menos el empeño por impedir la injusta invasión a Irak, por Estados Unidos y Gran Bretaña cuyas consecuencias condenamos y lamentamos al igual que otros pueblos y gobiernos, opuestos al indebido uso del poderío bélico de los más fuertes sobre los países débiles. Ni su titánica lucha por conseguir la paz entre israelitas y palestinos, hasta hoy sin éxitos concretos en el propósito de conciliar la convulsionada región mediante resoluciones. Valoramos su persistente y nada fácil trabajo en defensa de las víctimas de las injusticias sociales, políticas y económicas que afectan a más de 4 mil millones de habitantes del globo terráqueo, sin interlocución de las potencias.

Como sabe, Colombia no es la excepción, aquí vivimos las consecuencias de un conflicto interno de innegables orígenes sociales, económicos y políticos, entre el Estado y su Régimen gobernante, donde más de 30 millones de colombianos estamos sumidos en la pobreza y la miseria. Sobre este tema y nuestras propuestas conducentes a encontrar los caminos de paz con justicia social, solicitamos nuevamente a Usted, se nos permita participar en la Asamblea General de las Naciones Unidas para explicarle al mundo la realidad de nuestro conflicto interno y las propuestas que a nuestro juicio contienen fórmulas de solución incruenta a la grave crisis que nos afecta y enfrenta con los dueños del poder. Esfuerzo que estamos dispuestos a hacer por la paz de nuestro país, siempre y cuando contemos con verdaderas garantías de seguridad para nuestra delegación de ida  y regreso al sitio de partida. 

El otro tema, inherente al anterior es el relacionado con el canje o intercambio de prisioneros de guerra en poder de las dos partes. Nosotros mantenemos, nuestra plena voluntad política de concertar con el gobierno, la firma del acuerdo que ponga fin al cautiverio de los prisioneros canjeables en nuestro poder, a cambio de recibir del gobierno mas de 500 guerrilleros privados de la libertad, por hacer uso legitimo del derecho a la Rebelión. Con esta finalidad humanitaria, en comunicado público del pasado 28 de noviembre, propusimos al gobierno colombiano la desmilitarización de los municipios de Pradera y Florida, en el departamento del Valle, sin que hasta hoy tengamos respuesta oficial. Su Asesor Especial, señor James Lemoyne conoce detalles de nuestras propuestas. El cual por instrucciones suyas hizo hasta lo imposible para darle continuidad a las negociaciones con el presidente Pastrana sin ser escuchado.        

Nosotros consideramos viable, el objetivo de la liberación de los prisioneros sin traumatismos, con la facilitación y acompañamiento de la ONU, del Vaticano y de un pequeño grupo de países amigos de Colombia. Liderados por Francia,  Suiza, España, Cuba, Venezuela, Argentina, Uruguay y Brasil, apoyados  por la Cruz Roja Internacional y la Iglesia Católica colombiana.

Atentamente:

Secretariado del Estado Mayor Central de las FARC-EP