Comunicado

1- Las FARC-EP le reiteran al pueblo colombiano y al nuevo presidente, sea quien fuere, su profunda convicción en la urgente necesidad de la solución política al conflicto social y armado que padece la familia colombiana.

2- Diálogos que estamos dispuestos a desarrollar en Colombia y de cara al país, retomando la agenda común por el cambio hacia la Nueva Colombia, firmada con el gobierno Pastrana, donde deberán participar activamente las organizaciones sociales y populares, en las definiciones de su interés.

3- Mientras persista la política gubernamental de conversar en medio de la guerra, solicitamos del estado y el gobierno efectivas garantías consistentes en:

a- Desmilitarización de los departamentos del putumayo y el Caquetá.

b- Excluir del lenguaje de los funcionarios oficiales los calificativos de «terroristas y narcoterrorista», para referirse a nuestra organización de oposición política-militar al Estado.

c- Política clara del gobierno ante el pueblo para erradicar el paramilitarismo como política oficial del Estado, financiado fundamentalmente con dineros del tráfico y comercialización de drogas, la CIA y algunos industriales, como lo ha reconocido su mismo jefe; con castigo y destitución para los militares, policías y demás funcionarios gubernamentales implicados en esta actividad criminal; castigar igualmente a los promotores, instigadores y financiadores.

Secretariado del estado mayor central de las FARC-EP.

Montañas de Colombia, mayo 15 de 2002