Doctor Alvaro Córdoba Triviño

Señor Defensor del Pueblo:

Las fuerzas militares, las de policía y de inteligencia en Colombia, están atropellando brutalmente a la población civil y cínicamente lo quieren negar. Se esta volviendo costumbre en el país, que de las bellaquerías de la fuerza pública contra los ciudadanos se intente responsabilizar a la guerrilla, gracias a la intimidación que el gobierno ejerce sobre los medios de comunicación.

Lo sucedido por estos días en la población de Miraflores (Guaviare), no tiene nombre. La respuesta de militares y policías al ataque que contra ellos lanzo la guerrilla, fue bombardear y ametrallar a la población civil indefensa. Miserablemente.

Es oportuno que su oficina abra rápidamente una investigación sobre este caso. Para ello, le queremos contribuir con las grabaciones magnetofónicos que anexamos a esta comunicación, tomadas mientras se desarrollaban los combates, en donde se evidencia la criminal actitud de los oficiales y los pilotos de aviones y helicópteros.

Claramente se escuchan las ordenes del mayor de la policía, comandante del puesto, de bombardear y ametrallar la Escuela, el Hospital y la Iglesia del poblado, destruir el tanque del agua y agredir indiscriminadamente el perímetro del cuartel. También impidieron el ingreso de la Cruz Roja que quiso con prontitud, evacuar los heridos de la población civil.

El estado debe indemnizar a las victimas y reconstruir el poblado. Ahora que el señor presidente esta hablando de Derechos Humanos y de una jornada contra la violencia, el país debe pensar en como erradicar de raíz la violenta actitud de militares y policías contra la población inerme.

Atte., Secretariado del Estado Mayor Central FARC-EP.

Con copia a: Procuraduría General de la Nación, Cruz Roja Internacional, organismos nacionales e internacionales de Derechos Humanos, medios de comunicación.

MONTAÑAS DE COLOMBIA, NOVIEMBRE 7 DE 1995.