Doctor Ernesto Samper

Señor presidente:

Sobre las posibilidades del primer encuentro entre su gobierno y las FARC-EP para empezar la construcción de caminos de reconciliación nacional, queremos comentar estos criterios:

1. Colombia necesita la paz. las FARC-EP llevan 31  años luchando por ella, entregando todo de si para alcanzarla. Una paz digna para todos, con justicia social, con soberanía y en plena democracia.

2. Solo los necios, los perversos y los militaristas incapaces de doblegar el espíritu libertario y batallador de este pueblo, hablan de nuestra indisposición a los acuerdos, de nuestro amaño a la situación actual y a nuestras «enormes riquezas». Podríamos afirmarles que «cada ladrón juzga por su condición»

La guerra no es un fin, es tan solo el medio para alcanzar unos objetivos. Es el único medio posible en Colombia para los opositores del régimen político, que puede impedir el asesinato, o la tortura, o el atropello o la desaparición de que es victima permanente la oposición desarmada de nuestro país.

3. Hoy, los colombianos enfrentamos el reto de cimentar las bases de la convivencia. Debemos desencadenar un proceso cuyo primer peldaño sea un encuentro entre su gobierno y la insurgencia, con plenas garantías.

4. En anteriores oportunidades, aun por encima de precisas directrices presidenciales, las FF.AA. se han interpuesto en el camino de los acuerdos. Lo hemos denunciado públicamente, con amplitud. Por eso, no confiamos en los altos mandos y tampoco queremos servir de carne de cañón a otra provocación militar que ocasione un nuevo desengaño a nuestro pueblo.

5. Por eso es importante y necesario el despeje total del municipio de la Uribe, para el primer encuentro.

6. En todas las áreas de dicho municipio hay presencia de tropas oficiales, como se evidencia en la gráfica anexa:

Por el norte, hay ejército oficial en el Plan de Sumapaz y en la Playa. Por el sur en el bajo Pato, en San Vicente, en los Pozos, en la vía San Vicente-rió Lozada y en la Macarena. Por el oriente en San Juan de Arama, Lejanias, en la cabecera municipal de Mesetas y en las veredas Libertad, Cristalina, Argentinas, Peñas  Nariño, San Isidro, Muriba y en el cerro Girasol. Por occidente en Guacamayas, Balsillas, Tello, Laureles, Baraya, Colombia, La Caucha- vía al Huila y Santana.»

7. A un así, el secretariado de las FARC-EP tiene la disposición de asistir, en medio de semejante cerco, a la reunión con su gobierno.

8. Lo que no esta bien, es que además de tal cantidad de tropa oficial se pretenda también dejar en la cabecera de la Uribe otra unidad militar, que estaría a 5 minutos en helicóptero de cualquier lugar del municipio.

9. Militarmente seria un absurdo.

10. Políticamente una  irresponsabilidad            

Doctor Samper:

Despejar toda el área del municipio es una necesidad histórica. No podemos doblegar las posibilidades del entendimiento nacional ante los caprichos de quienes siempre se han interpuesto en el logro de este empeño. la paz debe estar por encima de los intereses particulares, como derecho y deber de todos los colombianos.

ATTE.,  SECRETARIADO DEL ESTADO MAYOR CENTRAL FARC-EP

MAYO 28 DE 1995