Actualidad

Actualidad / Opinión

Bolivar-Petion independencia y unidad Latinoamericana

Español
Autor: 
Antonio Villegas García

Alexander Petion, un gigante de los procesos de independencia de América,  reconocido por pocos e invisibilizado  por quienes escribieron la historia oficial de los pueblos, conductor y líder de la primera independencia de América, la de  Haití.

La historia, que suelen escribirla los vencedores, trata de ocultar las grandes proezas de los pueblos, dice la historia de los manuales oficiales que la primera gran derrota de Napoleón fue en Waterloo, falso, la primera gran derrota del ejército imperial Napoleónico fue en Haití, por las fuerzas comandadas por el general negro Lovertur, cuando Napoleón Bonaparte envió a su cuñado el general Leclerc al mando de un ejército de 20 mil hombres, para derrotar la insurrección organizada y dirigida por un ex esclavo.

El papel de Haití y de Petión en los procesos de independencia de América Latina fue fundamental,  la gran solidaridad prestada a todos los combatientes de Venezuela y Nueva Granada, como igualmente de otros países fue crucial para llevar a cabo los procesos libertarios,  financió la campaña libertadora de Obirne en México, también ayudo en la campaña de San Martin en el alto Perú, a O'Higgins y el general Francisco Xavier Mena en Chile, así mismo, colaboró con expedicionarios para la libertad de Chipre,

El acontecimiento de la revolución francesa se convirtió en un faro que iluminó a todas las colonias latinoamericanas, pero fue en la independencia de la isla negra en 1803 cuando vieron la posibilidad real de lograr su propia independencia, por lo cual podemos decir claramente que la insurrección de sus esclavos y su triunfo ante las fuerzas del imperio francés fortaleció los lasos de nuestros próceres con los dirigentes de esta isla.

Bolívar recibió de Haití y de Petión  protección, asilo, armas, medicamentos, una imprenta completa, embarcaciones, 800 dólares y 800 lanceros que habían combatido contra el emperador francés, varios de ellos combatieron en el pantano de Vargas y en el puente de Boyacá (250 negros haitianos). El único compromiso que planteo Petion al libertador fue que liberara a los esclavos en todos los territorios que fueran liberados, compromiso que Bolívar solo pudo  cumplir parcialmente.

Simón Bolívar arribó a la isla en 1816, huyendo de Murillo y los realistas, conociendo los antecedentes del presidente Petion fue allí con el objeto de pedir su colaboración, estaba enterado de las cualidades humanas de este hombre que había ya  dado refugio a los neogranadinos y venezolanos. Antes de su salida de Kingston escribió a Petion para anunciarle su próxima llegada, terminaba su carta con estas palabras: “Espero señor presidente que la afinidad de nuestros sentimientos en defensa de los derechos de nuestra patria común me granjeen por parte de V,E, los efectos de su inagotable benevolencia hacia todos aquellos que nunca hemos recurrido a ella en vano”.

Allí estaban los que serían los conductores de la independencia que se hallaban dispersos en Cartagena y las Antillas, habían llegado a la isla como exilados; Mariño, Piar, Bermúdez, Valdés, Mac Gregor, Soublett, Anzoateui, Briseño, Méndez, Freites, Diego Ibarra, Los Landaeta, Ambrosio Plaza, Francisco Pinango, Pedro León Torres y 300 hombres más, la generosidad del presidente no se limitó únicamente a los refugiados que allí se hallaban, su visión genial de una américa de hombres libres sin distingos de raza lo llevó a pensar en otros venezolanos y neogranadinos, en aquellos de piel oscura que aunque nacidos en América  y después de la declaración de Venezuela seguían siendo propiedad de otros hombres y permanecían en la esclavitud.

En el proceso de independencia Bolívar fue efectivamente proclamando la emancipación de los esclavos a medida  que ganaba territorio, alistaba en su ejército a los libertos de más de 14 años de edad, sopena de retorno a la esclavitud; lo cual no deja de contradecir el abolicionismo institucional implícito en su compromiso, tal debía ser el color dominante en aquellas tropas que el general español Pablo Murillo calificaría la avanzada de Bolívar “Guerra de negros contra blancos”.

Manumisiones colectivas e incorporaciones masivas de los “nuevos ciudadanos” a infantería continuarían siendo desarrolladas por Bolívar a título personal en toda su campaña, en pugna y a menudo en contradicción con su propio congreso y con algunos de sus generales, que  lo consideraban ruinoso para la economía y anti político por la hostilidad suscitada entre los propietarios de esclavos, Durante este periodo el negro añadió a su fuerza física y a su importancia económica también peso político, la economía en buena medida reposaba sobre sus hombros. La huida y la rebelión afectaría al bando que se viese privado de su trabajo, pero su apoyo se hizo imprescindible en los ejércitos que luchaban por la libertad, este triple poder económico, político y militar fue utilizado por las clases que intentaban conquistar el poder o ganar elementos militares y políticos en una coyuntura donde el negro oprimido por un  sistema marginal y racista podía obtener su libertad.

Sin embargo, la abolición de la esclavitud sería una tarea inconclusa, en 1930 muere Bolívar sin realizarla, deberían pasar muchos años para comenzar a materializar esta tarea emprendida desde los procesos de independencia.

Petión:

Petion, fue un político revolucionario haitiano hijo de un colono francés de nombre Alexander y una negra criolla de quien recibió el apellido Petion, en la isla él pertenecía a la clase de los libertos o gente de color libre, alternó sus estudios con el oficio de herrero y orfebre. Cuando estalló la revolución francesa era un joven de 19 años y fue de los primeros en respaldar la declaración de los derechos del hombre y el ciudadano, reclamando su aplicación en la colonia, así como la igualdad civil y política con los blancos, tomó parte al lado de los criollos en los primeros combates contra los franceses de la metrópoli, fue llevado al destierro y en 1801, regresa a la isla y al año siguiente emprende la guerra contra las tropas usurpadoras enviadas por Napoleón, en 1803 crea con el otro gran dirigente Dessalines la bandera nacional del país y es uno de los primeros redactores de la carta de independencia, la que fue proclamada el 1 de enero de 1804, en 1816 existiendo ya la independencia  ocupa la primera magistratura hasta su muerte en 1818, tuvo siempre una visión progresista y democrática, creó escuelas y liceos, creó hospitales públicos, combatió la esclavitud en el caribe, pero donde fue más contundente fue en la reforma agraria, la primera y más democrática del continente  (tierra para el que la trabaja, crédito y asesoría)

Los dos antecedentes históricos más importantes de las independencias en América han sido procesos liderados por comunidades negras, el primer territorio libre de América fue San Basilio de Palenque Cartagena, Nueva Granada, hoy Colombia (1618) y la primer republica libre de Latinoamérica fue la republica negra de Haití, dirigidas por el ya mencionado Loverture, Cristop y   Alejandro Petion.

Es a Haití y a Petión a quien los países de América Latina le deben su independencia, y no la mentira histórica y de lamboneria del sub-presidente Duque que en forma ridícula y como buen lambón  señalaba a los gringos como colaboradores de nuestra independencia, nada más falaz, el águila rapaz de Norteamérica nunca prestó la más mínima colaboración para la  independencia. Para cuando nuestros pueblos se hallaban en lucha por la emancipación anticolonial, se declaró “neutral”, doble moral, porque ayudó a los españoles, como se demuestra con unas glorietas retenidas por Bolívar que iban con armas hacia Brasil para armar al ejército colonialista. Ya lo dijo el libertador “el pueblo de Estado Unidos está llamado a llenar de miserias y calamidades a América Latina en nombre de la Libertad”

Los gringos solo han tenido una mente colonialista. James Monroe diría “América para los Americanos”, antes en 1823 el ministro puritano Jhon Coltran escribiría  “el destino manifiesto”, doctrinas estas nefastas para el continente  considerado el patio trasero de Estados Unidos, acordémonos de la máxima de Jorge Eliecer Gaitán “Las oligarquías colombianas han tenido el fusil y la metralleta asesina para su pueblo, y la rodilla en tierra para el amo yanqui”.

 

Añadir comentario

Siguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro newsletter