Actualidad

Actualidad / Nuestro Enfoque

Un granito de arena para la paz

Español
Autor: 
Olga Lucía Marín

Hacía meses estaba detrás de encontrar a las exguerrilleras que viven en Cali y juntar nuestras experiencias, saberes, quereres y no lo había logrado. Pero el trabajo del camarada Pastor y su equipo en el Consejo Nacional de Reincorporación (CNR) componente FARC nos creó las condiciones para vernos.                                                             

El domingo 7 de abril 24 exguerrilleras nos reunimos para ver, entre todas, que haríamos con el proyecto urbano liderado por mujeres residentes en Cali. Nos acompañaron funcionarios de la segunda misión de ONU, de ARN, delegados del SENA y Andrea y Karen de ese equipo que trabaja por la reincorporación de las exguerrilleras y exguerrilleros de las FARC que consiguieron el proyecto.

Primero se realizó una contextualización del tema de género en el acuerdo enlazado con los temas de reincorporación. Emociona ver que las exguerrilleras mantienen claros sus conocimientos sobre estos temas aprendidos en los talleres en las jornadas de pedagogía de paz, de género y diplomado contra violencias de género. Luego, en tres grupos: gestión, proyectos y género discutimos cual sería el ideal que nos reuniera a todas. Brillaba intacta la dignidad que las llevó a la lucha.

En plenaria coincidimos en algo que veníamos conversando con varias camaradas. Un Café arte, literario, que nos juntara en oficios y cultura, en cuestiones que nos sacaran de los roles que nos impone la sociedad y que en los años de guerra logramos no solo no hacerlos sino arrancarlos de nuestros deseos y metas. Ninguna quiere esos trabajos relacionados con lo destinado para mujeres.

Así que juntaremos: El café que cultivan las manos exguerrilleras, el arte expresado en pinturas, teatro y serigrafía. También el taller de confecciones, pero con un enfoque creativo y los temas de cuidado del cuerpo en masajes, cortes, uñas, estilos de vivir la vida en armonía con el ambiente y la naturaleza.

Se veían rostros optimistas. Y metimos manos a la obra, a tejer el proyecto. A quién le mostraremos la idea, que nos apoye, personas que le apuestan a la paz en diversas instituciones; cuáles capacitaciones y con qué entidad lo debemos hacer. Qué debemos mejorar de nuestra formación y salió que varias aún no han terminado el bachillerato y lo quieren terminar, entendieron que lo debían hacer, pero necesitaban el empujón y el apoyo.

Cada cual ofrecía sus saberes: “estoy terminando un curso de belleza”, la otra “aprendo la pintura y mis cuadros se venden”, más allá, otra “se gestionar proyectos y me va bien en eso”, otro más, “de la comisión de género brindamos los proyectos ya escritos de serigrafía y confecciones” entre otros aportes. Todas, convencidas que las exguerrilleras tenemos potenciales y experiencia aprendidas en los años de lucha, el trabajo conjunto vivido en la montaña nos permite construir futuro.

Veíamos a las madres en la reunión dando de mamar a su bebé en medio de sus intervenciones, muestra que las hijas e hijos nunca estorban cuando se tienen ganas de hacer y salir de la invisibilidad.

Nos queda el reto de sacar el proyecto adelante mediante una reincorporación a la vida colombiana con el aporte de un colectivo convencido de la paz con justicia social que necesita el país y su pueblo. Nuestro granito de arena con este café arte, llenará muchas expectativas de las exguerrilleras, pero también de quienes nos rodean y nos quieren. Construyamos paz, no al odio, no a la muerte, si a la vida.

 

Añadir comentario

Siguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro newsletter