Actualidad

Actualidad / Opinión

Sociedad violenta o crímenes de Estado

Español
Autor: 
Leo Moreno

Este momento es único e histórico y no podremos en un futuro no lejano mirar a los ojos a nuestros hijos y nietos y decirles “no  hice nada en el momento que tuve la oportunidad para que tú tuvieras un vida digna, fui cómplice en el envenenamiento de las aguas y destrucción del medio ambiente,  porque fui permisivo con la megaminería, no protesté ante el genocidio de los crímenes de estado”.


Colombia tiene el estigma de ser una sociedad violenta donde la intolerancia es la causa de las muertes que se registran a diario. Los medios de comunicación al servicio de los intereses del gran capital adormecen a la opinión pública con programas de entretenimiento, novelas, realities y fútbol. Los noticieros no registran la realidad de las verdaderas causas de la mayoría de los crímenes que ocurren a diario, crean en la consciencia del individuo que en la paz y la guerra se muere gente, tratando de ocultar la sistematicidad y selectividad de los crímenes cometidos contra los líderes y lideresas, defensores de derechos humanos y de las reivindicaciones populares.

El exterminio de la Unión Patriótica (Movimiento Político que  surge como propuesta política de varios grupos guerrilleros en 1985, donde nosotros como antigua Fuerza Armada Revolucionaria de Colombia FARC-EP hicimos parte) donde más  de 5.000 militantes de este movimiento político fueron asesinados no fueron por actos de intolerancia, ya que este movimiento logró convertirse en una fuerza política decisiva del país, asustando a los gobernantes de turno que miraban con preocupación una fuerza democrática y progresista que entraría a la palestra política a disputarles el poder… así que esta barbarie no fue un acto de intolerancia, fue un crimen de estado.

Los enemigos de  la paz y de los cambios estructurales que están por dentro y por fuera del gobierno también ven con preocupación a un pueblo que grita en las calles ¡Basta ya!, y en las elecciones más de ocho millones de colombianos que votaron por el cambio convirtiéndose en la segunda fuerza política con posibilidad real de poder.

Esto ha incrementado el asesinato sistemático y selectivo de lideresas y líderes sociales. Detrás de estos crímenes está los tentáculos siniestros de una clase política, corrupta y criminal que pretende con el terror atemorizar al pueblo y perpetuarse en el poder.

Desde la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común invitamos a todas y todos a la unidad, organización y movilización. Este momento es único e histórico y no podremos en un futuro no lejano mirar a los ojos a nuestros hijos y nietos y decirles “no  hice nada en el momento que tuve la oportunidad para que tú tuvieras un vida digna, fui cómplice en el envenenamiento de las aguas y destrucción del medio ambiente,  porque fui permisivo con la megaminería, no protesté ante el genocidio de los crímenes de estado”.

Añadir comentario

Siguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro newsletter