Actualidad

Actualidad / Nuestro Enfoque

Pese a las amenazas la gente salió

Español
Autor: 
Redacción

Hacia mucho tiempo en Colombia no se veía un paro como el del 21 de noviembre. Se movilizó un mar de diversas expresiones culturales, clases sociales, hombres y mujeres de todas las edades, etnias, sectores sociales, ocupaciones, oficios y profesiones. Una sola voz expresada en el rechazo al paquetazo de Uribe-Duque.

Pese al despliegue de fuerza militar y terrorismo mediático para disuadir a la gente de salir a la protesta, al reclamo, la gente salió. Y en la calle se vieron rostros alegres, ingeniosas pancartas con profundo contenido, todo tipo de vestimenta y hasta disfraces. Y se oyó el grito de indignación generalizada por las malas políticas de este gobierno indolente.

Los cacerolazos generalizados en barrios no solo de estrato 1 y 2 contagiaron a otros que pueden estar un poco mejor en su economía familiar pero que vive con la incertidumbre de empleos inestables. Cansancio de la corrupción, de politiqueros que no hacen más que robar.

No podía faltar la estrategia uribista, generar miedo y terror para justificar la represión y las futuras medidas contra la protesta social. El discurso del presidente Duque, flojo, por cierto, no menciona nada de las causas de la indignación colombiana. Dice que escucha el clamor, pero no responde a ellas. Se dedicó a hablar de los vándalos, que para sus copartidarios es la estrategia del Foro de Sao Pablo y el castro-chavismo y que por fortuna mucha gente ya no cree.

Pero eso no quiere decir que el señor Uribe y sus pretensiones están muertas. Esta golpeado, pero aun tiene fuerza y es ahí que no se puede bajar la guardia. El famoso encuentro para dialogar con agenda ya preestablecida es un engaño para bajar los ánimos y cambiar el Acuerdo de La Habana en los temas que les incomodan. Mientras tanto siguen con sus reformas, sus proyectos en el congreso a ver si logran con puesto en los ministerios o embajadas que se los aprueben.

No debemos dejarnos engañar. El gobierno debe responder al incumplimiento de los compromisos de Estado, debe responderle al pueblo sobre las medidas antipopulares como la reforma pensional, el salario por horas, el presupuesto para las universidades, la corrupción entre otras.

Señor Duque, no lleve al país a más guerra, Colombia necesita una paz con justicia socia. No más odios, no más miedo. Merecemos vivir con dignidad, con trabajo seguro, educación, acceso a vivienda y sin que maten y agredan a quienes ejercen derechos como la protesta social y pensar diferente.

Añadir comentario

Siguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro newsletter