Actualidad

Actualidad / Nuestro Enfoque

No somos nosotros

Español
Autor: 
Juan Carlos Muñoz Hernández

Conmemoramos un nuevo año del Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Historias escuchadas, historias leídas, historias que atienden el sentir de las valerosas mujeres que han otorgado sus vidas -unas públicas, otras en silencio- para dejar su huella materializada en algunos derechos para ellas. Lo que tienen no ha sido regalo, ni concesión de nadie, lo han ganado a punta de lucha en los escenarios de la vida pública y privada, allá donde se tejen los micropoderes y se rompen estructuras machistas y patriarcales que dominan mayormente los espacios familiares.

Lo logrado hasta aquí son grandes reivindicaciones hecha vida, palpable, aunque falta mucho para llegar a una verdadera equidad e igualdad entre hombres y mujeres, donde juntas y juntos, empujemos por una sociedad igualitaria, en paz con justicia social, con derechos plenos y mucho más. 

En este día de conmemoración y todos los demás, se hace urgente y necesario romper con el cerco simbólico - del modelo de sociedad excluyente y despojadora- que busca invisibilizarlas mediante el lenguaje y con ello, someterlas.

Romper ese poder simbólico contra la mujer significará el reconocimiento de su papel como protagonistas de las comunidades, de la sociedad. Como diría el sociólogo Pierre Bourdieu: “lo que está en juego en las batallas simbólicas es la imposición de la visión legítima del mundo social y de sus divisiones, esto es, el poder simbólico como poder constructor”. Hacia allá debemos apuntar, disputar y ganar. No somos nosotros, somos nosotros y nosotras, ahí inicia el reconocimiento de su papel, en el poder de la palabra como constructora de estructuras comunicativas y con ello, de imposición de un nuevo orden simbólico y de sentido común por parte de nuestra clase, la clase trabajadora que tiene la gran mayoría de hombres y mujeres que habitan esta tierra.

Siempre agradeciendo y reconociendo su inconmensurable trabajo lleno de amor, alegría, entrega y rebeldía.

 

Añadir comentario

Siguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro newsletter