Actualidad

Actualidad / Nuestro Enfoque

Masculinidades no hegemónicas, a superar el miedo

Español
Autor: 
James Villa Rincón

Se realizó, el pasado martes 20 de agosto, la primera sesión del proceso de formación denominado Masculinidades No Hegemónicas, a cargo del economista Gustavo Calle, taller convocado por la comisión de Mujer, Género y Diversidad del partido político FARC Cali, con el apoyo de la Subsecretaría de Equidad de Género de la alcaldía de Santiago de Cali, el objetivo es el siguiente: Brindar elementos conceptuales y metodológicos para la promoción de masculinidades que contribuyan a la equidad y la no violencia, en espacios sociales y comunitarios, de educación superior, escenarios empresariales, de la administración municipal y la opinión pública, en la ciudad de Santiago de Cali.
Se contó con la presencia de unas 25 personas en la Casa de Los Comunes, asistencia heterogénea tanto por militancia política, no todos eran militantes del partido FARC, como por género, hombres y mujeres.
La mecánica del taller se fundamentó en una continua interrelación entre el expositor y los asistentes, y de estos entre sí.
Desde la presentación hasta el final dejamos ver nuestros temores, evasivas y sinceramientos, de todo hubo.
Un ejercicio bien interesante, realizado al principio de la sesión, consistente en: por parejas, tener contacto físico, visual y verbal, un contacto a la vez con alternancia de la pareja para el siguiente contacto; fue la confirmación para muchos de ser una sesión de confrontación con nuestras limitaciones de comunicación generadas por los patrones culturales que nos han sido inculcados y con los cuales tenemos diferente grado de aceptación-confrontación-superación, ello se evidenció desde la presentación personal con la cual se inició la sesión, siendo palpables diferentes formas de asumir el evento, ya con prevención o con interesada expectación e incluso burda manera de evadir el participar del espacio.  
Los recursos audiovisuales usados en el desarrollo de la exposición permitieron que a algunos de nosotros se nos descorriera un velo, se diera comienzo a sacar de la bruma conceptos que manejamos indistintamente: sexo, órganos genitales, apariencia física, preferencia sexual, transgénero, masculinidad, etc., todo ello transversalizado en nuestro actuar cotidiano como expresión de una retrógrada, patriarcal y discriminadora cultura que determina los valores tenidos como patrones en esta sociedad. 
Sociedad que  pretendemos transformar, pero la confrontación con nuestra realidad interior me coloca en autocrítica respecto de la coherencia de mis ideales revolucionarios y mis actuares cotidianos, es decir, ¿puedo afirmar que soy un(a) revolucionario(a) cuando mi compañera(o) se queja de, ser algunos de mis comportamientos posibles de ubicarse en el terreno de masculinidades hegemónicas, ya por ejercidas o aceptadas?, ello por supuesto no es un cuestionamiento con carácter de inculpación, por el contrario es una invitación a confrontar esos “demonios” y vencerlos. Es nuestro deber que a la par de ser vanguardia revolucionaria, construir desde lo personal a un ser humano nuevo (el Che hablo del hombre nuevo), como garantía de ser esa sociedad socialista, por la cual luchamos, perdurable en el tiempo.
Finalizamos la sesión con diversidad de expresiones sobre la experiencia, expresiones algunas políticamente correctas, otras muy retóricas, algunas con muestra del desconcierto que produjo en la persona participante, que contrario a ser un “mal resultado”, es la razón por la que invitó a quienes no tuvieron posibilidad de asistir, espero que lo hagan sin dudarlo en las próximas sesiones porque aquí estamos construyendo masculinidades revolucionarias, no hegemónicas.

Añadir comentario

Siguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro newsletter