Actualidad

Actualidad / Nuestro Enfoque

La reincorporación fariana tiene rostro de mujer

Español
Autor: 
ASOMUJAPAL, Guaviare

En  la capital del departamento del Guaviare, se dieron encuentro diversas organizaciones de mujeres de la región, en la feria multicultural y micro empresarial de mujeres Una somos todas, promovida por organizaciones comunitarias e institucionales de mujeres guaviarenses. En este espacio, participamos las mujeres de los dos ETCR del departamento, ubicados en las veredas de Charras y Colinas.

Con muestras artesanales, gastronómicas y un tendedero de la memoria, logramos realizar un intercambio de saberes y experiencias con mujeres de otras veredas y de la capital del departamento, que acudieron a la feria.

¡Las mujeres del ETCR Urias Rondón tienen arte en sus manos! Su fuerte indiscutiblemente son las artesanías, este stand contó con diversos accesorios como bolsos tejidos, manillas en mostacilla, lapiceros forrados, accesorios como moñas, balacas, collares, manillas y llaveros, todos, elaborados manualmente por mujeres en proceso de reincorporación, llenas de sueños, disciplina y trabajo colectivo que se está organizando desde ASOMUSEPAZ- Asociación de Mujeres Sembradoras de Paz, figura organizativa de las mujeres de este ETCR.

Por nuestra parte, las mujeres de ASOMUJAPAL- Asociación de Mujeres Jaime Pardo Leal, del ETCR de la vereda Colinas, participamos en la feria con diversos productos elaborados por manos de mujeres farianas como la salsa dulce de pimentón orgánico, las famosas cancharinas (comida típica de las y los farianos en época de conflicto armado), panela fariana, productos artesanales tejidos a mano, toldillos, pañaleras, cubrecamas y juegos de cocina confeccionados al interior del ETCR como estrategia de autogestión para la reincorporación económica y social. ¡Cada producto tuvo su encanto, el cual atrapó las miradas de las y los espectadores!

El stand contó con una galería de la memoria escrita y fotográfica que reflejó otra cara de las mujeres cuando hicimos parte de las FARC-EP, como periodistas, amigas, enfermeras, escritoras y luchadoras incansables; rescatamos igualmente la memoria desde la preparación de alimentos, las recetas tradicionales de las filas guerrilleras y los principales eventos realizados en medio de la incertidumbre de la guerra. De igual forma, el stand reflejó cómo el proceso de reincorporación ha sido la oportunidad para que muchas y muchos culminemos nuestros estudios, volviendo a la siembra comunitaria y arando los caminos de la paz. Un STAD que reflejó organización, esfuerzos y esperanza.

Las farianas a su vez participamos del conversatorio sobre la implementación de los acuerdos, en representación de la camarada Olga Florez, quien reafirmó públicamente, el compromiso de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común,  con seguir insistiendo en la necesidad de construir paz en todo el departamento y el país. ¡Creemos en una paz y una reincorporación con rostro de mujer!

Como aporte cultural, la fundación Raíces de mi Tierra, compartió una puesta en escena que rescató desde la danza grupal, la alegría y los demás sentires que despierta la música autóctona y folclórica del caribe colombiano. Con la canción "Juana La Caribe" en voz de la cantadora Petrona Martínez y con la destreza de las y los chicos de la fundación, el ETCR Jaime Pardo Leal del departamento del Guaviare, con alegría, disciplina, amor y trabajo colectivo, demuestra una vez más, su voluntad de construir paz vinculando a las y los más jóvenes en este proceso.

Para cerrar la jornada, realizamos desde el ETCR Jaime Pardo Leal, una actividad que integró a todas y todos los presentes, visibilizando desde un ejercicio lúdico el cambio de roles entre hombres y mujeres, cuestionando la normalización de las tareas del cuidado a manos de las mujeres e invitando a los hombres a asumir la responsabilidad colectiva de los oficios domésticos, la preparación de alimentos y los cuidados de los niños y las niñas.

Fragmento palabras entregadas por farianas a las mujeres que visitaron la feria “… Nuestro sueño desde la vida guerrillera siempre ha sido aportar en mejorar las condiciones de vida de la Colombia profunda y olvidada por el progreso de las grandes ciudades. Hoy somos madres, estudiantes, lideresas comunitarias, hijas, hermanas, vecinas, mujeres que nos estamos reencontrando con nuestras familias. Hoy nos organizamos para construir colectivamente propuestas micro empresariales que permitan volcar nuestros trabajos a la reincorporación comunitaria desde ideas innovadoras que aporten al desarrollo de la región y de nuestros nuevos hogares. Creemos en la unidad de las comunidades, creemos en que podemos sacar de la mano de todas y todos ustedes este proceso de paz. Estamos convencidas que los esfuerzos deberán ser grandes y hoy les reafirmamos en esta feria micro empresarial de mujeres, que las FARIANAS ponemos nuestro corazón en servicio de la paz”.

 

Añadir comentario

Siguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro newsletter