Actualidad

Actualidad / Opinión

La esperanza es el diálogo y no el odio

Español
Autor: 
Rubín Morro

"Señor presidente, démosle una nueva oportunidad a la paz completa"

A raíz del horrible atentado con explosivos  contra La Escuela de Policía General Santander en la ciudad de  Bogotá en la mañana del 17 de enero a las 09-32 horas, el Consejo Político Nacional de la Fuerza  Revolucionaria Alternativa del Común-FARC, elaboró  un comunicado  rechazando este grave atentado y expresando nuestra solidaridad con los familiares  de los muertos y los heridos, También se hizo un llamado a consolidar  la paz completa y buscar el dialogo,  declaración que también nuestra militancia aprobó contundentemente.

Nosotros los farianos sabemos que es y fue la guerra, sabemos con conocimiento de causa que es un ataque con explosivos, como son las heridas y como es la muerte, pero además las secuelas psicológicas que perduran  para la posteridad. Por eso no queremos más guerra, no queremos más dolor, más llanto de los familiares y más jóvenes enterrados por la acción miserable de la guerra.

La militancia fariana, hemos ganado una victoria contra la muerte y por la vida: El proceso de paz. Por eso pedimos su defensa, por eso trabajamos  y exigimos  la implementación integral de los acuerdos de paz pactados en La Habana, que es  una opción de vida. ¿Cuántos estamos vivos hoy gracias al proceso de paz?. ¡¡¡Miles de colombianos !!!.

Por eso, nos duele como colombianos  que el presidente Iván Duque haya dado por terminado el eventual dialogo con el Ejército de Liberación Nacional. Creemos los farianos es una decisión apresurada que Ud, señor debe corregir, Usted es el presidente de los colombianos y dijo en su posesión, “Seré el presidente que unirá  a los colombianos”. Pero que no lo haga sobre los cadáveres de los jóvenes policías y deportistas ultimados y sus familiares.

Usted,  señor presidente es el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas y le asiste el deber constitucional de “Preservar la vida, honra y bienes de los ciudadanos”, y debe demostrarlo es buscando caminos de dialogo, no permita que vuelva Colombia a la ola sangrienta de otra oscura guerra. La salida es el dialogo.  No utilicen los caídos en el atentado para que sobre su sangre derramada y  el dolor de sus familiares, se cree una cortina de humo de los grandes problemas que nos ocupan como es la renuncia del fiscal, las investigaciones sobre la corrupción y el trampolín de candidatos a la alcaldía de Bogotá. No siembren más odio.

Señor presidente, démosle una nueva oportunidad a la paz completa, quien quiera llegar a unos acuerdos de paz, el primer compromiso es no levantarse de la mesa de conversaciones, porque precisamente es para acabar con la guerra que se dialoga, como lo hizo el estado con las FARC-EP, a pesar de tantas talanqueras en el camino.Vamos por la grandeza presidente si es que puedes alcanzar el honor de un verdadero estadista.

Añadir comentario

Siguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro newsletter