Actualidad

Actualidad / Nuestro Enfoque

En Anorí la Paz tiene rostro de mujer

Español
Autor: 
Valentina Vargas, comunicadora audiovisual y militante de la Comuna Diversa del Partido FARC en Antioquia.

El sábado 23 de noviembre empezó con una lluvia que alcanzó a bajar los ánimos en el ETCR Jhon Bautista Peña en la vereda La Plancha, municipio de Anorí en Antioquia. Los preparativos para la conmemoración del 25N, Día Internacional por la Eliminación de las Violencias Contra las Mujeres, que empezaron con más de un mes de anticipación, al parecer iban a sufrir cambios pues no se contaba con el aguacero que caía a cántaros sobre los techos y las canoas improvisadas de los módulos de vivienda y el aula múltiple que se encontraba decorada con carteles y mensajes alusivos a nuestras consignas de Feminismo Insurgente.

Como queriendo el clima que las luchas y las reivindicaciones no se vieran opacadas por el frío del nordeste y por la lluvia que iba mojando a quienes corrían de lugar en lugar para ultimar detalles, un sol resplandeciente se posó sobre el ETCR y fue así que comenzamos nuestra jornada donde no solo conmemoraríamos a las mujeres, sino también celebraríamos y recordaríamos los tres años que se cumplían de firmados El Acuerdo de Paz. Acuerdo que nos permitía como comunidad fariana recibir a colectivos, sectores sociales, artísticos, estudiantiles, institucionales y de la fuerza pública que se comprometerían ese día en un Pacto por un Anorí libre de violencia contra las mujeres.

A las 10:00 a.m., tres chivas con más de 200 visitantes se fueron asomando por la entrada del ETCR. Entre consignas, risas y ambiente de fiesta, los pasajeros se iban bajando para incorporarse en la actividad. Comenzamos el recorrido por los proyectos productivos y culturales que hacen parte del ETCR Jhon Bautista Peña, entre ellos la huerta, las confecciones, la panadería, el espacio que se está adecuando para avicultura, la biblioteca y la casa de la memoria.

Los esfuerzos de paz por parte de los integrantes del ETCR son latentes, pero así mismo es necesario el compromiso del Estado por solucionar el problema de la tenencia de la tierra; ninguna hectárea donde se encuentran los proyectos productivos y los módulos de vivienda que el gobierno nacional pretender llamar hogares, son propiedad de los excombatientes, ni siquiera del gobierno nacional, departamental o municipal. Son predios de un tercero que fueron cedidos al ETCR por medio de un contrato de arrendamiento. Es decir, si en algún momento el contrato cesa, las inversiones y construcciones realizadas allí se pierden completamente, dejando en un limbo a quiénes le han apostado todo por construir una paz completa.

Después de los recorridos, nos dirigimos al aula múltiple, lugar central de la conmemoración. Entre actividades culturales y artísticas como teatro, caminata de los privilegios, actividades con enfoque de género, a cargo de diferentes entes institucionales y de la fuerza pública, colectivos estudiantiles y juveniles de Medellín y Anorí (Pachakuti, Casa Cultural Botones, Plataforma Juvenil de Anorí), juntas de acción comunal de las diferentes veredas aledañas (Chagualo Abajo, El Carmín, San Isidro, La Plancha, La Meseta, La Guayana, La Avianca, Campamento y La Mina), fuimos entrando en calor y confianza, y, en medio del canto y el baile pudimos comprender que habitar ese espacio era solo posible gracias a la construcción de paz, y que precisamente esa paz solo se alcanza a cabalidad si se tienen en cuenta a las mujeres y diversidades sexuales, poblaciones que históricamente han cargado con el peso de un sistema machista y patriarcal incluso en espacios que se asumen como revolucionarios.

Victoria Sandino Simanca Herrera, Senadora de la República e integrante de la Comisión Nacional de Mujer, Género y Diversidades de FARC, quien también hizo parte de las actividades comentó:

“Esta es una jornada muy especial, nos encontramos desde el feminismo para conmemorar el 25 de noviembre, Día Internacional por la Eliminación de las Violencias contra las Mujeres, y lo hacemos no solo con los excombatientes que habitan el ETCR Jhon Bautista Peña de Anorí, sino con las comunidades aledañas, y eso es posible gracias a la firma de los Acuerdos de Paz que cumplen tres años de suscritos. Nuestro compromiso con la Paz sigue intacto, y nuestra lucha por la igualdad de las mujeres en todos los ámbitos solo se intensifica”.

Al final de este día conmemorativo, lleno también de reivindicaciones y exigencias, las diferentes organizaciones, instituciones y colectivos presentes, firmaron un pacto llamado “Anorí libre de Violencias Contra las Mujeres”, donde ratificaron su compromiso por hacer del municipio un territorio que le apuesta a la construcción de la igualdad de género.

Nota: El drama por la tierra en el ETCR Jhon Bautista Peña, se repite en la mayoría de los ETCR del país. Es necesario que el Estado le dé solución real a esta problemática y que se proponga un proyecto de vivienda rural digna, que se acomode a las realidades, experiencias y vivencias de lxs exguerrillerxs.

Añadir comentario

Siguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro newsletter