Actualidad

Actualidad / Opinión

El difícil camino de la paz

Español
Autor: 
Rubín Morro

Rubín Morro

 

Anoche 7 de septiembre  en el lanzamiento de la NC-Alianza Creativa por la Paz en el auditorio Mayor de la ciudad de Bogotá, en una enorme pantalla con un fondo negro y letras blancas leíamos: 862 líderes y lideresas asesinadas y 150 ex guerrilleros de las FARC-EP después de la firma del proceso de paz. ¡Que cifra más impactante y desesperanzadora!... y en el salón y en la tarima, jóvenes y adultos le cantábamos a la vida y la paz. El canto, el arte y la poesía contra la muerte de los señores de la guerra.

Hace rato nos despertamos en Colombia con noticias de asesinatos todos los días. La sangre corre a diario por los micrófonos y las rotativas, en una cacería de brujas buscando responsables. ¡Que fueron el Clan del Golfo!, ¡las disidencias de las FARC!, ¡vendettas entre delincuentes!, ¡grupos de limpieza social!, ¡los GAO!; ¡los rompevidrios! siempre justificando este baile de sangre, y negando la existencia del paramilitarismo, cuando el directo responsable es el Estado, por su incapacidad, su doctrina de muerte para acallar la oposición política, por el neo paramilitarismo enraizado en el timón de un gobierno dirigido por los beneficiados de la guerra en cabeza del Álvaro Uribe y se séquito demencial del horror y la barbarie y, por encima de las anteriores razones, porque Iván Duque no ha aplicado las medidas de seguridad y de respeto a la vida, contemplados en los Acuerdos de Paz de La Habana… el más grande acontecimiento político en los últimos  70 años por la reconciliación y la paz, pero que el establecimiento empotrado en sus privilegios no le permite. Es acá donde la nación entera debemos  empoderarnos de los Acuerdos de paz.

La construcción de la paz avanza en medio de las adversidades. ¡Nunca dijimos que sería fácil!. Se abre paso entre la vida y la muerte, por cuenta de una talanquera oficial que busca hacer trizas la esperanza de millones de niños, de una sociedad cansada de enterrar sus muertos, de buscar sus familiares desparecidos y cansada de llorar,

La firma de los Acuerdos de paz, no son un punto de llegada, sino el comienzo de un largo camino de espinas en búsqueda de una patria amable y en paz. Nuestro partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común-FARC, producto de los Acuerdos de Paz, toda su militancia, más del 90%, hemos cumplido con lo pactado como un compromiso con nuestra nación. Creemos firmemente, sin temor a equivocarnos que el mejor camino, fue dejar las armas por la fuerza de la palabra, el consenso y el argumento político.

No saldremos huyendo para la selva. Otra guerra más, no tiene cabida en Colombia. ¡Ya fue suficiente, por Dios!. Seguiremos en la lucha por la vida, por la paz. Nada nos arredra. Sin duda hemos avanzado, pero la deuda en la construcción de la paz completa está aún por saldarse. Somos hijos de las adversidades y triunfaremos contra la barbarie oficial. Pa, lante.

Añadir comentario

Siguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro newsletter