Actualidad

Actualidad / Opinión

El Campamento Universitario como escenario de Lucha

Español
Autor: 
Nino - Militante FARC Cauca

Concatenado con lo anterior, fue con la capucha puesta que se enfrentó a la extrema derecha, fue a partir del tropel que se ganó una experiencia valiosísima, que no es única de quienes tuvimos la oportunidad de vivirla, ésta es de todos los proletarios del país.


Es de resaltar que siempre el movimiento estudiantil juega un papel preponderante en las luchas del movimiento social, su historia esta arraigada al corazón de éstas. Encontramos que los momentos más álgidos de estallidos sociales en el mundo siempre han estado ligado a los estudiantes como elemento más consciente del resto del sector juvenil, y por ende los llamados hacer los intelectuales orgánicos del pueblo.

En ese orden de ideas, Colombia no ha sido la excepción. En nuestro país el movimiento estudiantil ha sido la cuna de cuadros y de líderes que se han convertido en personajes importantes de la vida política nacional, muchos de éstos han pasado a transformarse en dirigentes de los movimientos sociales alternativos, en algunos casos a ubicarse como destacados elementos de los movimientos insurgentes, llegando incluso a convertirse en comandantes de estos.

Esto refleja que si bien las voluntades son importantes a la hora de aportar en la transformación de sistema capitalista, de por si no son suficientes, en la medida que es necesario entablar una practica adecuada y acorde a eso que se quiere destruir, se debe transformar el sentido común, en una filosofía de la praxis, palabras más palabras menos, cambiar la cultura hegemónica, por una cultura que rescate lo subalterno, lo contra hegemónico y, eso en la mayoría de los casos (existen algunos matices) puede pasar inicialmente en los elementos más conscientes, en los estudiantes, porque son quienes tienen un espíritu critico y rebelde.

Volviendo a el propósito inicial que llevó a esta reflexión, que es la de dar el papel que se merece el Campamento Universitario en el contexto de la movilización universitaria del 2018, tenemos que decir de entrada que es gracias a el mecanismo de presión surgido en las calles y aulas de las universidades, mención especial a las y los compañeros de Unicauca, por primera vez en la Historia de los movimientos estudiantiles colombianos, se logra una victoria concreta en términos de aumento presupuestal. Pero no solo se consiguió este aumento significativo en términos económicos, sino que se posiciona en el imaginario colectivo de las gentes del común que vale la pena luchar, que a este régimen paramilitar de extrema derecha se derrota y doblega con la gente en las calles, generando todo tipo de actividades que como el campamento hacen parte del vario pinto de la movilización de la juventud y los estudiantes.

Ahora bien, reconocemos en el Campamento Universitario el escenario que permitió, como se menciona en apartes anteriores, una transformación del sentido común en una actuación desde la praxis revolucionaria, ubicando elementos altos de madurez en la táctica, así como el entendimiento de que existe una apuesta estratégica más elevada, que es la de entender que no puede haber una educación al alcance de nuestros sueños mientras está siga respondiendo al modelo educativo impuesto por el capital. Es decir, que el Campamento Universitario de Unicauca, jugó el papel no sólo de mecanismo real de presión (más allá del paro), sino que se convirtió en una escuela de formación para quienes participamos de ella.

En el Campamento Unicauca se juntaron las rebeldías, se construtó un éjercito de miradas limpias, se formó una familia luchadora de hermanos y hermanas donde la camaradería fue su común denominador, fue un espacio de crítica y autocrítica, de planeación y control colectivo; hoy los campistas tienen como todo el movimiento estudiantil (pero principalmente ellos) el papel de ser motor articulador del movimiento popular en el Cauca con la mirada puesta en crear las condiciones para el gran paro cívico nacional.

Concatenado con lo anterior, fue con la capucha puesta que se enfrentó a la extrema derecha, fue a partir del tropel que se ganó una experiencia valiosísima, que no es única de quienes tuvimos la oportunidad de vivirla, ésta es de todos los proletarios del país.

Finalmente, si la experiencia adquirida al calor de la lucha y el combate, no es ejemplo de construcción de contracultura, ¿Qué lo es?, pues fue allí donde muchos aprendimos a valorar las cosas simples de la existencia humana, permitiéndonos también algunos, volver a sentir los lugares donde se aprendió a amar la vida.

Tan bonito acto altruista realizado por estos jóvenes unicaucanos, tendrá un valor superlativo en el futuro cercano, y quedará marcado en los anales de la historia como el movimiento que generó las acciones para ganar el paro, y lo ganó.

Añadir comentario

Siguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro newsletter