Actualidad

Actualidad / Nuestro Enfoque

Asesinato de Karina

Español
Autor: 
Redacción

Las mujeres farianas rechazamos el asesinato de la candidata liberal a la Alcaldía de Suárez, Cauca, Karina García, quien soñaba con ser la primera mujer en ocupar ese cargo del municipio. En el atentado en su contra no solo murió ella sino su mamá, su escolta y otros tres ocupantes que la habían acompañado durante un evento de campaña en el corregimiento de Betulia. Después de dos días desaparecidos, sus cuerpos fueron encontrados dentro de una camioneta incinerada y con varios impactos de bala en todo su armazón.

Estos hechos se desarrollaron a pesar de que Karina García había denunciado amenazada en reiterados momentos, debido a los señalamientos sobre sus vínculos con paramilitares y un presunto despojo de tierras a campesinos, que ella calificaba como una falsa campaña en su contra. Fueron distintos los llamados, las denuncias y las exigencias, pero como ocurre con decenas de líderes en el país, su voz fue silenciada antes de que llegara la atención del Estado.

Creemos que estas situaciones son reprochables en cuanto representan un deterioro progresivo de las garantías de participación política, que hemos exigido desde los diálogos en La Habana. La ausencia de voces plurales es un atentado contra la construcción de una nueva Colombia en la que la palabra sea la que predomine en las plazas públicas y no el reciclaje de la guerra. Además, es urgente que el gobierno de Iván Duque muestre voluntad política para atender el conflicto que se desarrolla en el territorio y para implementar el Acuerdo de Paz.  

Consideramos que como mujeres necesitamos además de protección especial cuando decidimos asumir el ámbito electoral como una forma de vida. Si bien es cierto que en un país como el nuestro la violencia política es intensa en todo el territorio, cuando hay una candidata las probabilidades de ser afectadas aumenta pues esta se une a las demás vulneraciones sistemáticas e históricas de nuestros derechos: económicos, sexuales, políticos, laborales, etcétera. 

Algunos países como Bolivia han intentado dar respuesta a las necesidades de las mujeres que soñamos con la transformación desde las urnas y las ideas, por lo que ha diseñado la “Ley contra el acoso y la violencia política hacía las mujeres”. Desde que salió esta normatividad en el 2012, la participación política en el parlamento nacional ha aumentado de 25.4 a 53.1 en el 2014, según cifras del Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe.

Por lo anterior, exigimos al gobierno garantías reales para la participación política de las mujeres en el país. Esto implica atención a las alertas tempranas de quienes denuncien amenazas y un pacto institucional y de los distintos actores sociales para blindar a candidatas que hoy se mueven por el territorio haciendo campaña.

Exigimos al gobierno de Iván Duque voluntad política para implementar el Acuerdo de Paz, en el que están consignados la “apertura democrática para construir la paz”. En el acuerdo se establece que el Estado garantizará el monopolio de las armas en la fuerza pública y no se ve ninguna acción en su cumplimiento.

Exigimos a la Fiscalía General de la Nación, investigue, condene y sancione los hechos denunciados que amenazan contra la vida, la libertad y derecho hacer política en Colombia. 

Añadir comentario

Siguenos en nuestras redes sociales

Suscríbete a nuestro newsletter